Se retoman las obras en la Torre Trump

Un acuerdo alcanzado por un grupo de promitentes compradores tiene como objetivo entregar las unidades en un año y medio

Los operarios de una firma especializada comenzaron en la tarde de este miércoles a desmontar la grúa tipo pluma adosada a la estructura de la torre Trump de Punta del Este. El enorme aparato fue afectado por el simple paso del tiempo y por su exposición a las particulares condiciones del aire de Punta del Este. El salitre y la fuerza del viento hicieron su tarea según pasaron los años y dejaron a la grúa casi en estado de colapso. Estos trabajos, además de ser llevados adelante para evitar un accidente de grotescas características, marcan el reinicio de actividades en la torre Trump cuyo obrador se encuentra detenido desde la crisis financiera y económica sufrida por la empresa Faroy Sociedad Anónima, fundada por los inversores argentinos Moisés Yelatti y Felipe Yaryura, éste último fallecido en agosto de 2018.

Manos a la obra
El desarme de la enorme pluma será seguido por el regreso de los obreros al complejo, gracias al acuerdo alcanzado por un grupo de promitentes compradores liderados por el ingeniero tucumano Jorge Garber. Garber es, además de uno de los promitentes compradores de unidades del complejo, un reconocido constructor en el vecino país y se hizo cargo de las tareas de finalización del complejo. No solo de saldar y tratar de liquidar los pasivos financieros generados por los iniciales accionistas, sino también hacerse cargo de terminar la obra.
Garber dijo a Correo de Punta del Este que el fondo se hizo cargo de la construcción del edificio y tiene como objetivo diseñar un plan de actividades que permitan, en un año y medio, finalmente entregar las unidades a sus compradores.
En una segunda instancia, adelantó, se terminarán las amenidades que, en este caso, representan más de ocho mil metros cuadrados de superficie, incluidos un helipuerto en la azotea, una lujosa cancha de tenis en uno de sus subsuelos, además de espacios de recreación en distintos lugares del edificio.

Pago diferido
Garber indicó que las negociaciones también incluyeron a los integrantes de la familia Trump quienes acordaron diferir el pago de un monto adeudado por el uso de la famosa marca. Por otra parte, la negociación también incluyó la devolución del complejo hotelero “El Campanario” que fue adquirido por los directores de Faroy SA contra la entrega de cinco de las unidades de la torre Trump. En las últimas semanas, además, fueron vendidas varias unidades que salieron al mercado con atractivos precios. El monto fue destinado a solventar algunas obligaciones del complejo y adelantar el pago de algunas obras. Garber indicó que el edificio tiene un importante avance de obra y hasta el décimo piso fueron colocados inclusive los equipos de aire acondicionado. Además, en el obrador se encuentran los lujosos ascensores que esperan el momento de ser colocados en los pozos correspondientes.