“Casona de Gorlero”será rematada el diez de noviembre

El expediente fue caratulado “Rodríguez, Diego c/Varela, Luis. Ejecución Hipotecaria” a partir de una deuda contraída por el empresario perteneciente a una reconocida familia carolina con el acreedor, otro reconocido integrante de otra familia carolina

El rematador John Fitzgerald Fleitas Ifran pondrá a la venta, en judicial y pública subasta, la histórica “Casona de Gorlero”, la vieja edificación de la esquina de las calles 18 de Julio y Treinta y Tres de la ciudad de Maldonado.
Esto ocurrirá el próximo miércoles 10 de noviembre en las instalaciones de Centro Español de Maldonado, sede habitual de los remates judiciales ordenados por la justicia fernandina. El predio tiene una superficie de 656 metros cuadrados de superficie con 21 metros de frente a la calle 18 de Julio y 31,60 metros sobre la calle Treinta y Tres.
El remate ordenado por el juzgado civil de 5º turno de Maldonado será sin base y la puja deberá llevarse a cabo en dólares estadounidenses.
El expediente fue caratulado “Rodríguez, Diego c/Varela, Luis. Ejecución Hipotecaria” a partir de una deuda contraída por el empresario perteneciente a una reconocida familia carolina con el acreedor, otro reconocido integrante de otra familia carolina. Ambas familias carolinas con intereses en el mundo financiero, préstamos y descuentos de documentos bancarios de todo tipo.
Más allá de los avatares judiciales, en juego está una de las pocas viviendas construidas en la segunda mitad del Siglo XIX, como en tantos casos, por iniciativa de inmigrantes europeos que llegaron a la zona para salir adelante formando su familia y afincándose en la zona.

Doménico Gorlero


En este caso, la finca fue construida por el inmigrante italiano –luego próspero comerciante- Doménico Gorlero, de origen genovés. Don Doménico llegó a la zona en la primera mitad del siglo XIX. La historiadora María Díaz de Guerra (Diccionario Biográfico de la ciudad de Maldonado) lo ubica en la zona en 1829. “Se trata de un recibo correspondiente al importe de los licores y el café suministrado por ‘el cafetero Doménico Gorlero’ con motivo de los festejos de dicho año en el aniversario de la Revolución de Mayo”, dice Díaz de Guerra en la obra referida. Don Doménico, viudo en primeras nupcias, en 1841 volvió a casarse con la vecina Manuela Núñez. De este matrimonio nació el 24 de marzo de 1849 don Juan Bautista Florentino Gorlero Núñez quien, con el correr del tiempo se transformaría en un próspero comerciante y en 1909 en el primer intendente municipal de Maldonado. También fue el primer gerente de la sucursal del Brou Maldonado. Don Juan Gorlero murió en Maldonado, el 27 de julio de 1915 a los 66 años de edad. Tres años más tarde, el 15 de julio de 1918 por unanimidad de sus integrantes, la Junta Departamental de Maldonado designó con su nombre a la entonces calle Nº4 hoy 22. “Es de pública notoriedad entre nosotros, que el progreso de Punta del Este fue debido en su mayor parte a la iniciativa y trabajo del extinto, primer Intendente del Depto. Don Juan B. Gorlero, infatigable propagandista de las bondades de aquel balneario. Fue él quien con sus atinados trabajos atrajo los grandes capitales nacionales y argentinos que han transformado aquel lugar en la floreciente población que hoy es y que ha poco los poderes públicos se preocupen de ello prometiendo convertirse en el primer balneario de la América del Sur”, sostiene la decisión de ese día, según la misma obra de María Díaz de Guerra.