Complejos Vik estudia y reformula la parte financiera para decidir cuándo reabrirán sus puertas

Maximiliano Broquen, responsable para América del Sur de la cadena, cree que, a pesar de todo, este es el mejor lugar del mundo para pasar este momento”, al que definió “como un sitio para vivir”

Maximiliano Broquen, responsable para América del Sur de los Complejos Vik, dijo a FM GENTE que se está viviendo “un momento muy difícil. A la pandemia se le suman un montón de diferentes situaciones que está viviendo el mundo, y en Uruguay que son muy tristes”, apuntó. “Cada uno tiene que mirar un poquito para adentro, lo que hace con su vida, su trabajo y con su empresa. Estanos frente a un cambio que es inevitable”, destacó.
Broquen dijo que “por suerte”, está ahora en Uruguay, aunque atiende habitualmente intereses en Chile y Argentina, entre otros países, también, “Creo que, a pesar de todo este es el mejor lugar del mundo para pasar este momento”, al que definió “como un sitio para vivir”.
“El resto de los vecinos la están pasando mal y en Uruguay se pasa bien”, señaló.
Informó que viene trabajando “sobre los resultados del año pasado y mirando cuál va a ser el flujo de fondo como para llegar a una próxima temporada… A esta altura, habitualmente, ya empezamos a recibir fondos de lo que van a ser las reservas para la próxima temporada. Y, obviamente, a esta altura, no estamos recibiendo nada”.
“Así que estamos estudiando toda la parte financiera y reformulando… Viendo cuándo vamos a abrir, en qué momento, con qué recursos, cuáles propiedades”, indicó.

Impacto
Por otra parte, indicó que Vik abrió hace muy poco un hotel en Milán, pero que, a diferencia de los de la zona, “es de ciudad”, aunque mantiene el mismo concepto de esta marca. Dijo que establecimiento recibió el impacto de “esta pandemia terrible, cuando empezaba nuestra primera temporada fuerte”.
“La idea es abrir Chile y Milán en setiembre. Estanos trabando en conjunto con los equipos y los nuevos protocolos. Hay que entrenar al personal, ver cómo se van a limpiar las habitaciones, los lugares comunes, cómo le vamos a presentar a los huéspedes todos estos cambios que estamos haciendo” y también se trabaja en la parte de ventas, indicó.
“Estamos tratando de aguantar un momento muy difícil, como calculo que están haciendo todos los empresarios. Creo que nuestra industria, la de la hospitalidad, es una de las más golpeadas. Y no tenemos mucha idea cuándo se va a operar con normalidad. Seguramente vengan algunos turistas esta temporada. Va a ser más difícil que vengan los de la extra región, que son nuestros clientes más habítuales. Por eso estamos reformulando muchas estrategias”, remarcó.