De la humedad a la tercera ola de calor

El pronóstico para hoy viernes sostiene que el tiempo se presentará en Laguna del Sauce y alrededores con altas temperaturas: una mínima de 22ºc y una máxima de 36º

El Instituto Uruguayo de Meteorología advirtió que desde ayer jueves comenzó lo que definió como “un gradual y sostenido aumento de las temperaturas y también de las sensaciones térmicas”. El pronóstico para hoy viernes sostiene que el tiempo se presentará en Laguna del Sauce y alrededores con altas temperaturas: una mínima de 22ºc y una máxima de 36º. El tiempo hoy viernes se presentará nuboso y cubierto, neblinas en la mañana. En la tarde y noche estará nuboso y cubierto, precipitaciones y tormentas aisladas.
El sábado las temperaturas para la misma zona serán de 23º y 34º. En la mañana sabatina el tiempo estará nuboso y cubierto, precipitaciones y probables tormentas. En la tarde y noche del mismo día estará nuboso y cubierto, precipitaciones y tormentas.
El referido aumento alcanzará el umbral de “ola de calor” tanto en el norte como en el centro-oeste del país. El domingo 23, las temperaturas descenderán ligeramente, finalizando de esta manera el aviso emitido ayer jueves por el Instituto Nacional de Meteorología. En zonas de tormentas y lluvias, las temperaturas podrán descender en forma temporaria.Según las perspectivas de INUMET, la masa de aire húmeda e inestable que favorece al desarrollo de lluvias y tormentas (algunas fuertes), persistirá hasta el miércoles 26. Se prevén mejoras temporarias durante este período.

Un verano abrasador
Un informe de la NASA advierte que el hemisferio sur enfrenta uno de sus veranos más calurosos:
“El verano al sur del ecuador está resultando abrasador. A mediados de enero de 2022, un calor sofocante se apoderó del centro de Sudamérica y las temperaturas se dispararon a más de 40 °C. En ese momento, era el lugar más caluroso del planeta. Ese título pronto pasó a Australia occidental, donde las temperaturas subieron a más de 50 °C, y una ciudad al norte de Perth empató con la temperatura más alta jamás registrada en el hemisferio sur (datos preliminares).
El calor abrasador es evidente en estos mapas, derivados del modelo del Sistema de Observación de la Tierra Goddard (GEOS, por sus siglas en inglés). Los mapas muestran las temperaturas del aire a 2 metros (alrededor de 6,5 pies) por encima del suelo. Los rojos más oscuros indican los lugares donde las temperaturas fueron más altas el 11 de enero en Argentina y el 13 de enero en Australia. Según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de Argentina, las estaciones terrestres en Buenos Aires registraron una temperatura de 41,1 °C (106 °F) el 11 de enero. Ese es el segundo día más caluroso que se haya registrado en la ciudad. En otras partes de Argentina, las temperaturas en Córdoba y Punta Indio superaron los 41 °C. El calor extremo se extendió al oeste hacia la cordillera de los Andes, así como al norte hacia Paraguay y Uruguay.
El calor pasó factura a la red eléctrica de Argentina, dejando sin electricidad a más de 700.000 usuarios. También se esperaba que las altas temperaturas quemaran cultivos, como la soja y el maíz, que ya han sufrido una prolongada sequía. Mientras tanto, en el otro lado del planeta, una ola de calor se extendía por Australia Occidental. El 13 de enero, las estaciones terrestres en Onslow indicaron que la temperatura alcanzó una máxima de 50,7 °C (123,3 °F). De ser confirmada por la Oficina de Meteorología de Australia, la temperatura será igual al día más caluroso registrado en el hemisferio sur. El récord anterior se registró en Oodnadatta, Australia Meridional, en 1960. Cerca de Onslow, las ciudades de Mardie y Roebourne también vieron subir las temperaturas por encima de los 50 °C.Según The Washington Post, los eventos en Argentina y Australia Occidental fueron el resultado de las cúpulas de calor que se instalaron sobre cada región. El fenómeno ocurre cuando la presión alta en la atmósfera media a superior actúa como una tapa, atrapando el aire caliente a medida que se eleva y empujándolo hacia abajo para calentar la superficie aún más.