Diputado Elinger pide ayuda para proveer de materiales de trabajo a rescatistas del cerro Pan de Azúcar

La ONG es mantenida por familias del lugar y presta una valiosa ayuda incluso en los incendios, pero no tienen camillas, botiquines ni desfibriladores, destacó

El diputado colorado Eduardo Elinger realizó en el Parlamento una exposición destinada a lograr el apoyo de las autoridades para los rescatistas del cerro Pan de Azúcar agrupados en una entidad que, según dijo, no tiene fines de lucro y funciona desde hace muchos años para socorrer a las personas que sufren problemas en sus excursiones al cerro o a sus inmediaciones.
“Como es de público y notorio conocimiento, en los últimos días existieron una serie de incendios en el Departamento de Maldonado -comenzó el legislador. Concretamente nos vamos a referir a los hechos acaecidos en el cerro Pan de Azúcar que motivaron nuestra presencia y posterior encuentro con integrantes de la Asociación Civil ‘Grupo Voluntario de Búsqueda y Rescate Maldonado’, que tiene más de 90 años de existencia”, indicó.
“La Brigada está conformada por rescatistas que de manera absolutamente honoraria hacen numerosas intervenciones durante todo el año -que se incrementan en la temporada estival-, siendo la tercera generación de una noble familia que realiza esta labor”, explicó.
“Es importante resaltar que la actividad específica no solo se circunscribe a la zona geográfica mencionada -donde se ubica su base de trabajo al pie del cerro-, sino que la búsqueda y el rescate de gente la desarrollan también en otros lugares del Departamento de Maldonado y del Uruguay en general. Esto es algo hereditario, ya que como dijimos se ha ido transmitiendo de generación en generación”, agregó.

“Nulo apoyo”
El diputado señaló que la entidad posee un “destacado conocimiento y manejo de campo en la materia”, pero su trabajo padece de “un casi nulo apoyo por parte del Estado. Hay que tener en cuenta que su asistencia demanda desde primeros auxilios hasta la coordinación con las coronarias móviles, policía, bomberos y Comité de Emergencia Departamental”, aclaró.
“Actualmente (los rescatistas) se encuentran abocados a la obtención de un desfibrilador -que puedan portar consigo-, para ser llevado al lugar específico de los hechos que así lo requirieran, equipos profesionales completos de: comunicación, computadoras, internet portable, linternas, cuerdas semiestáticas, cintas de anclaje, cascos, arnés, ascensor ventral y de puño, descensor, poleas, mantas térmicas y balón de oxígeno portátil, entre otros elementos. Es de vital importancia que frente a una O.N.G. sin fines de lucro (cuyos voluntarios viven de su actividad laboral particular), posean un seguro de salud en caso de accidentes que debería estudiar su viabilidad el B.S.E. así como el B.P.S.-, insumos para los auxilios a brindar que tendrían que ser proporcionados por el M.S.P. (desde botiquines, desfibrilador, camillas, etc.), así como una partida de dinero a los efectos de poder solventar los gastos de traslado y mantenimiento de la actividad -más que loable- que realizan con una enorme vocación de servicio, no conociendo límites a la hora de los riesgos que implican salvar una vida”, estimó.
“Por tal motivo y ante el esfuerzo que hace las sociedad civil organizada con intermitentes colaboraciones, es que las Instituciones citadas en los destinos de esta exposición, deberían asumir su cuota parte en la colaboración formal a brindar”, reclamó.
El legislador solicitó que su exposición fuera enviada a Presidencia de la República, Ministerio de Turismo, Ministerio de Salud Pública, Ministerio de Defensa, Intendencia Departamental de Maldonado, Municipios del Departamento de Maldonado, Directorio del Banco de Seguros del Estado, Directorio de A.N.C.A.P, B.P.S., Congreso Nacionales de Intendentes y a las mutualistas con sede en el departamento de Maldonado.