Dos delincuentes marcharon a la cárcel tras sendos arrestos ciudadanos

Uno de ellos fue atrapado luego de ingresar a un comercio y amenazar con un arma que resultó ser de plástico

La jueza penal de turno dispuso la condena de Miguel Ángel MACHADO, de 38 años, poseedor de antecedentes penales, como autor penalmente responsable de dos delitos de rapiña en reiteración real, uno de ellos en grado de tentativa. a una pena de cuatro años y seis meses de penitenciaria.
Un individuo ingresó el lunes a un almacén ubicado en las calles Benito Nardone y Verdum, y mediante amenazas con un arma de fuego exigió la entrega del dinero de la caja. Pero ni lerdos ni perezosos los empleados del lugar lo sorprendieron y lograron que se le cayera el arma por lo que el delincuente intentó huir. Tampoco pudo ya que fue detenido en el estacionamiento del comercio hasta que llegó la policía. La sorpresa final fue que el arma era de plástico. Expuesto ante la justicia competente, fue enviado a la cárcel

Arresto ciudadano II
La Jueza Penal de turno dispuso la condena de Josué Carlos LARROCA PEREIRA, de 25 años, poseedor de antecedentes penales, como autor penalmente responsable de un delito de hurto en grado de tentativa, a la pena de cinco meses de prisión, con descuento de la detención sufrida y siendo de su cargo las prestaciones accesoriales de rigor.
Este hecho también sucedió el pasado lunes, cuando civiles detuvieron a un hombre en la calle Román Guerra y Ventura Alegre. Hasta allí llegó el personal policial que fue informado de lo que había sucedido: Larroca Pereira había sido atrapado cuando trataba de encender una moto que había robado momentos antes del predio de un negocio cercano. Fue derivado a Dependencias policiales y posteriormente sometido ante la justicia competente con el resultado antes narrado.

Hurto aclarado
La Jueza Penal de turno dispuso la condena de Brahian Kevin CABRERA OLIVERA, de 18 años, poseedor de antecedentes penales, como autor penalmente responsable de un delito de violación de domicilio agravado en concurrencia fuera de la reiteración, con un delito de hurto agravado en grado de tentativa, a la pena de cinco meses de prisión, con descuento del tiempo de detención sufrido y siendo de su cargo las prestaciones accesoriales legales de rigor.
Días atrás fue solicitada la presencia policial en una casa del barrio La Sonrisa donde se habría cometido un hurto. Una vez en el lugar, se recabaron los datos correspondientes y personal del Área de Investigadores del Distrito II logró detener a Cabrera Olivera en el patio de otra finca de la zona, cargando el fruto de su robo que resultaron ser partes de una moto. Sometido ante la justicia competente dispuso su condena.