El liceo Nº1 de San Carlos cumple hoy 100 años llenos de historia

El 1º de junio de 1921, el que se bautizó como “Colegio Carolino de Enseñanza Secundaria”, dejó de ser solo un sueño entre vecinos y pasó a consolidarse como un proyecto con futuro

Hoy no solo comienza el mes de junio y nos acercamos cada vez más al invierno. Este martes, también, el liceo Nº1 de San Carlos, Mariano Soler, cumple 100 años. Un centenario que ha visto pasar muchas generaciones carolinas y de la zona por una institución icónica para la ciudad, que desde sus primeros años ha sabido ser un lugar de encuentro para las familias.
Hoy, en plena pandemia y en un tiempo en el que los salones son virtuales, las clases se escuchan por auriculares y los profesores y compañeros de clase se ven a través de una pantalla, no hace falta que los alumnos y docentes recorran los pasillos, la cancha o los patios, la comunidad del Liceo Nº1 sigue estando ahí, y quienes formaron parte de ella, la siguen recordando.

El Colegio Carolino
Según cuenta la historia, fue el 31 de mayo de 1921, cuando en una reunión de una comisión de fomento, formada por vecinos de la ciudad, el doctor Nuble González Olaza dijo: “Con una tiza y un pizarrón, mañana se abre el Colegio Carolino”.
El 1º de junio de ese año, el que se bautizó como “Colegio Carolino de Enseñanza Secundaria”, dejó de ser solo un sueño entre vecinos y pasó a consolidarse como un proyecto con futuro. La primera sede se ubicó en 18 de Julio, en un local de la Biblioteca de San Carlos. La comisión que se encargó de abrir sus puertas estaba integrada por Luis María Maurente, Félix Niñez, Antonio Seoane, Narciso Borges y Valentín Rodríguez.
El doctor Olaza fue el primer director del Colegio. La institución pasó a llamarse liceo cuando fue aprobado por el Consejo de Enseñanza Secundaria, el 9 de febrero de 1928.

Los recuerdos de un alumno de los 50
En la década del 50, uno de los alumnos que pasó por el Liceo Nº 1 fue José Luis Rapetti, quien contó a Correo de Punta del Este, que, varios años antes de que él fuera estudiante liceal, la construcción de la sede actual del liceo se comenzó, pero en un momento faltaron los recursos y un vecino de la ciudad, integrante de la familia Lavagna donó dinero para darle terminación a la obra.
“Mientras el liceo no estaba terminado estuvo funcionando allí un granero, una especie de barraca de granos. Yo era niño, vivía muy cerca y recuerdo ver a la gente cargando bolsas”, contó.

Más alumnos y más actividades
Las actividades comenzaron en el actual edificio del liceo en el año 49, indicó. En la década del 50 el alumnado del liceo comenzó a crecer con jóvenes de las zonas rurales aledañas a San Carlos, gracias a que el entonces director, Walter H. Schettini, visita localidades como Garzón, Mataojo o Partido Norte, invitando a jóvenes a estudiar allí. En esa época, los ciudadanos de la campaña llegaban a San Carlos en ómnibus interdepartamentales o ferrocarril. Para mejorar la participación de estos alumnos, Schettini impulsó una especie de internado, programa por el que los jóvenes comían en la institución y tenían horas de tareas luego de clase para volver en la noche a sus hogares.
En esa época se fundó la cancha de básquetbol, se adquirió un icónico piano de cola, se colocó un telescopio que luego dio pie a la creación del observatorio y se inauguró la radio CW 46 C, por la que, desde entonces, muchas generaciones de alumnos han pasado para compartir música, noticias, relatos y programas.
De ese tiempo, Rapetti recuerda las actividades en la radio como joven locutor, los partidos de básquetbol o de fútbol en la cancha, el equipo de basketball “Estudiantes”, las competencias de atletismo y las actividades culturales festejadas en el Salón de Actos que supo ser un gran centro de encuentro para las familias de la ciudad.
“El liceo aglutinó la labor cultural de la ciudad y la desarrolló, se trajeron conferencistas de diversas materias, conciertos de guitarra y de piano. El liceo 1 de San Carlos fue un centro de irradiación de cultura por mucho tiempo y eso es parte de una historia muy rica que le da una identidad al lugar. Y hoy el liceo sigue dando sus frutos para la sociedad carolina”, comentó el ex alumno.

Nuevo aniversario

En sus primeros 100 años el Liceo Nº1 ha visto salir de sus aulas a ciudadanos ilustres, profesionales de las áreas más diversas y miembros de una comunidad carolina que en gran medida tienen recuerdos entre las paredes de la institución.
Con motivo del nuevo aniversario del liceo hoy se realizará una conferencia en el Salón de Actos del mismo, para conmemorar la fecha.