“El “pactito” feo”, por Danilo Arbilla

Empezó el recreo. El Uruguay ahora también tiene su propio “pacto de Varsovia” con el Frente Amplio y Cabildo Abierto como protagonistas. Quizás solo sea “un pactito”, dirán algunos. Sin embargo, puede tener derivaciones indeseadas e impensadas, sobre todo si uno se atiene a lo que hicieron siendo gobierno unos y lo que los otros clamaron en la campaña electoral al grito de “se acabó el recreo” (en buen romance, se acabó la joda).
Lo del FA no debe sorprender. Cualquier cosa sirve, si es para peor. Lo que podría sí ser sorpresa es la conducta de CA.
Para algunos, no para todos.
A mediados de setiembre en una entrevista que me hizo la revista Portfolio (entrega de octubre) consultado sobre el “fenómeno” Cabildo Abierto, respondí “creo que ha retrocedido un poco con lo del desafuero, pero lo veo en la cancha. Una muy buena gestión de Lacalle lo perjudica“…”Manini no tiene nada de liberal ni cree mucho en el mercado. Es voluntarista. Su discurso es nacionalista, soberanista, estatista en general, con caídas populistas y por sobre todo con un fuerte sesgo paternalista con su carga de autoritarismo y orden»; toda una combinación que levanta votos. Puse como ejemplos, entre otros, los casos de Pacheco, Mujica y del propio FA.
Por eso no me extraña mucho. Encaja en esa “conjunción” para limitar la extranjerización de la tierra y de la forestación.
Sobre el fondo del tema se ha abundado con meridiana claridad: artículos de Pedro Bordaberry, Julia Rodriguez Larreta, Julio María Sanguinetti y Hebert Gatto, en los últimos siete días. El exsenador Bordaberry además fue lapidario al desnudar la política del FA que durante sus gobiernos consumó la mayor “entrega” que se conoce a multinacionales extranjera; entrega de soberanía, de tierras para plantar lo que quieran y donde se les antoje y también de la independencia sindical (le aseguraron paz social).
Seguro que hay cosas para revisar, pero con tiempo, en momentos más oportunos y, por supuesto, tras una acabada discusión y análisis en el seno de la coalición (aunque no estuviera en el “compromiso). Eso de cambiar de “partners” de un día para el otro y entrar a votar sin los obligados pasos previos. Así, a tapas cerradas, como se hacía durante los gobiernos frentistas. Se trata de una de las mayores jodas antidemocráticas y unas de las razones por la cuales la ciudadanía voto por el cambio y para que terminara el recreo; la joda, digamos.
En este caso además, importa tanto el fondo como la forma. ¿A CA no le llamó la atención este vuelco copernicano de los frentistas ocupados simultáneamente en la recolección de firmas contra la LUC y en bombardear la política sanitaria a cuyo frente, precisamente, se ha lucido el cabildante Daniel Salinas. ¿Qué?¿ La gente de CA piensa que se equivocaron y ahora están arrepentidos? ¿No creen que más bien les levantaron un centro para que le mojaran la oreja a la coalición multicolor y, quizás, hasta darle una buena patada en zona neurálgica?
Supongo, -me lo pregunto-, que si salen estas leyes, con la oposición de la mayoría de la CM, el ejecutivo procederá a vetarla. Y si eso ocurre, qué harán los ministros de CA: ¿renunciarán?
Qué necesidad. Y justo en estos momentos; podrían haber esperado un poco.

Contenido publicitario