Estafador devenido en ladrón de supermercado fue enviado a prisión

Por otra parte, la justicia también envió a prisión a un hombre que robó en el polo logístico

Años atrás varias personas fueron estafadas al responder a un aviso de un sujeto identificado como Fernando Díaz Amilivia quien se hacía pasar por representante de una empresa de cruceros que contrataba personal. Cumpliendo condena por ese delito, se escapó en una salida transitoria y estuvo prófugo por dos años hasta que en 2016 fue capturado en Maldonado. Condenado nuevamente, se perdió su pista hasta este mes cuando resultó ser el autor de varios robos ocurridos en la última quincena en un supermercado de Avda. Roosevelt.
El martes 18 la policía fue alertada de que el sábado anterior se había cometido un robo en un supermercado ubicado en Avenida Roosevelt, de donde un hombre se llevó artículos de perfumería y maquillajes varios. La denunciante dijo que los registros fílmicos permitieron detectar la maniobra y que la misma persona había concurrido en varias oportunidades al comercio. Este viernes 21 el ladrón volvió al negocio, pero fue detenido cuando nuevamente intentó sustraer mercadería ya que estaba siendo visualizado por personal del lugar.
Derivado a dependencias policiales, resultó ser Fernando Díaz Amilivia (48), un sujeto con varios antecedentes penales por receptación y estafa en Montevideo y que tiempo después protagonizó un hecho singular en Maldonado.
A fines de febrero de 2016 Fernando Díaz Amilivia fue intervenido en un apartamento del centro de Maldonado; sobre el hombre pesaba requisitoria de tres juzgados penales de Montevideo, ya que había salido con transitoria en 2014 del Comcar y no había regresado.
El sujeto estaba cumpliendo condena por estafa, ya que junto a su pareja habían preparado un plan para estafar a incautos aspirantes a trabajar en cruceros internacionales. Para ello habían alquilado una suntuosa oficina, donde recibían a las “víctimas”.
La maniobra fue descubierta, la policía lo detuvo y la justicia lo envió a prisión, pero logró salidas transitorias y en una de ellas no volvió, hasta que fue localizado en Maldonado en compañía de una mujer, de 32 años.
Ella había alquilado un local, en una galería, en la calle Florida, en pleno centro de la ciudad de Maldonado, donde la venta de cosméticos era una pantalla para brindar servicios sexuales también. A través de Facebook se promocionaba como masajista con “final feliz”.
El delincuente se había hecho un carnet de salud en un laboratorio del centro de Maldonado que tenía su foto, pero los datos correspondían a un efectivo policial, que había perdido su cédula. El documento, junto a otros perdidos, estaba en exposición en una empresa de transporte de la zona. Díaz Amilivia observó el documento y le gustó el nombre, entonces reclamó la cédula como suya y con ella fue hasta un laboratorio y se hizo el carnet de salud.
Realizadas las actuaciones correspondientes y enterada Fiscalía, tras la instancia judicial, se dispuso su condena por un delito de estafa.
Cinco años más tarde, Díaz Amilivia resulta nuevamente condenado en Maldonado, en esta oportunidad como como autor de dos delitos de hurto en reiteración real, uno de ellos en grado de tentativa.
La pena a cumplir será de 8 meses de prisión efectiva.

Por un casco
Por otra parte, el jueves 20, por la tarde, se presentó una denuncia por el robo de un casco.
La víctima declaró que el día anterior había dejado el casco contra el posa pie de su moto, estacionada en el Polo Logístico, con tranca. Un rato después detectó que el casco no estaba más.
Iniciadas las actuaciones del caso, se informó a la policía que el posible autor del robo estaba en el lugar del hecho y que había sido retenido por lo que los efectivos concurrieron y trasladaron al sujeto a dependencias policiales. El casco fue devuelto al dueño.
Enterada Fiscalía, y tras instancia judicial, se dispuso la condena de Douglas Maximiliano Dorrego Pedreira (28), como autor de un delito de hurto, a la pena de 5 meses de prisión.

Fuente: FM Gente