Firma deberá pagar fuerte suma a empresario inmobiliario por negocio en el Punta Shopping

Nicolás Sciandro demandó a la firma KARE SRL, que está integrada por los accionistas de la empresa propietaria de la cadena de supermercados

La Suprema Corte de Justicia desestimó un recurso de casación interpuesto por la firma KARE Sociedad de Responsabilidad Limitada contra un fallo en segunda instancia que la condenó a pagar una importante suma al empresario inmobiliario Nicolás Sciandro.
La firma KARE SRL es integrada por los accionistas de la empresa propietaria de la cadena de supermercados Tienda Inglesa. La demanda del empresario también involucró a la firma Maristay SA, propietaria del complejo Punta Shopping, donde, Tienda Inglesa tiene su principal sucursal en el departamento de Maldonado.
El caso se caratula “SCIANDRO, NICOLÁS C/ KARE S.R.L. – EJECUCIÓN DE CONTRATO Y COBRO DE PESOS – CASACIÓN” y fue tramitado en el juzgado civil de 14º turno de Montevideo.
El juez en primera instancia, el 14 de febrero del 2019, falló: Haciendo lugar parcialmente a la pretensión entablada y condenando a KARE S.R.L. a pagar al accionante Sr. Nicolás Sciandro el importe de U$S135.000, más el IVA y los intereses legales desde la demanda”.

Eslabones
El caso pasó a la órbita del tribunal de apelaciones en lo civil de 1º turno el que, el día 19 de mayo de 2020, falló: ““Revócase la sentencia apelada tan solo en cuanto estableció en U$S135.000 la suma en que condenó a KARE S.R.L. y en su lugar la misma deberá abonar a Nicolás Sciandro el 8% pactado en el documento o sea U$S360.000”.
La firma Kare SRL apeló el fallo en segunda instancia el que, en régimen de casación, pasó a estudio de la Suprema Corte de Justicia…La Suprema Corte de Justicia declaró inadmisible el recurso de casación interpuesto y mantuvo la sentencia condenatoria en segunda instancia.
La firma relacionada con Tienda Inglesa SA fue condenada en primera instancia sobre la base de entender que el alcance de la mediación que se le cometió al actor era el de procurar la concresión de un proyecto que la demandada quería llevar adelante en el referido centro comercial.
El proyecto fue diseñado sobre la base de una serie de “eslabones”. El primero la celebración de un compromiso de compraventa del padrón 10169 en el que se desarrolla el complejo comercial de la avenida Roosevelt. El segundo eslabón era la “transformación del depósito ubicado en el subsuelo del mentado Shopping en un área comercial edilicia para venta y atención del público, lo que involucraba servicios gastronómicos, vestuarios, comedor de personal, cámaras, depósitos y un futuro estacionamiento subterráneo de dos niveles”
Luego se efectuaría la traslación del depósito de mercadería (que se encontraba en el subsuelo del Shopping) hacia un inmueble en la ruta No. 39, que debía ser reformado a tales efectos.

A pagar
A la hora de fallar, el magistrado en primera instancia entendió que el comisionista solo había cumplido con el primer “eslabón” del “Proyecto”, pero no con el resto de lo convenido; razón por la cual fijó una condena parcial de U$S135.000 (3% del monto de la operación) más IVA.
Por su parte, el Tribunal de Apelaciones en lo Civil de 1º Turno, estimó que correspondía confirmar la condena recaída en primera instancia, pero lo hizo sobre la idea de que el hecho generador de la comisión pactada en el acuerdo de partes era únicamente el de intermediar como corredor en el otorgamiento del CCV (lo que el actor cumplió a cabalidad), de modo que revocó y dispuso una condena por el total reclamado: U$S360.000 (8% del precio de la operación). La Suprema Corte de Justicia entendió que no le asistía razón al recurrente y mantuvo el fallo en segunda instancia.