Formalizaron al homicida de Lucía Hernández

Luis MIguel Báez fue formalizado por la presunta comisión de un delito de homicidio muy especialmente agravado por el femicidio

En audiencia realizada en la tarde de este martes en el Juzgado de 2º turno de San Carlos, Luis Miguel Báez fue formalizado por la presunta comisión de un delito de homicidio muy especialmente agravado por el femicidio. Se trata de la pareja de la joven Lucía Belén Hernández Núñez (19) a quien Báez mató en la madrugada del sábado 18 de setiembre golpeándola en la cabeza con una piedra y un adoquín porque la joven no quiso darle dinero para comprar droga. La justicia impuso medida cautelar de prisión preventiva, en principio por 180 días. Durante la audiencia, Báez dijo que actuó “seguramente, bajo el efecto de las drogas, porque ni yo logro saber cómo hice eso”.
El fiscal del caso, Dr. Jorge Vaz, presentó ante el juez Dr. Vital Rodríguez, los hechos que ocurrieron entre la noche del viernes y la madrugada del sábado.

Problemas por drogas
Vaz relató que la pareja estaba en su domicilio aquella noche y que, en determinado momento, Báez le dijo a Lucía que iba a fumar, que se iba a drogar. Como la joven desde hacía tiempo quería que su pareja finalizara con el consumo, cada vez que Báez consumía se generaban problemas entre ellos.
Baéz se retiró a consumir a un galpón en los fondos de la vivienda y a las 3 de la mañana salió de la casa en busca de más droga. A las 4 de la mañana volvió al domicilio, viaje que quedó registrado en las cámaras del centro de video vigilancia público.
El hombre siguió consumiendo hasta que ingresó a la casa y le pidió a Lucía que le diera dinero, que ella guardaba en un monedero, para comprar más droga. La joven se negó.
Comenzó entonces una discusión, que pasó a pelea física y Báez salió de la casa, tomó una piedra y comenzó a golpear a Lucía con ella. La joven se defendió y el fiscal relató varios tramos del informe forense donde daban cuenta de las heridas que tenía la joven y las marcas que revelaban la defensa que intentó contra la violencia del ataque.
Báez volvió a salir de la casa y esta vez volvió con un adoquín; la golpeó, fundamentalmente en la zona del cráneo, generando fracturas varias que hasta ocasionaron pérdida de masa encefálica en la víctima. El fiscal remarcó que entre la pareja hubo lucha porque hasta cierto momento la joven intentó defenderse.
A las 4.50 de esa madrugada, Báez abandona la casa a bordo de su moto por calle 25 de Agosto y se dirige hacia Rodó, en proximidades de la terminal de buses de San Carlos. Allí impacta contra un automóvil y como resultado tuvo lesiones de entidad que motivaron su internación inmediata.

Celular
Báez se había llevado consigo el celular de Lucía, que fue recogido por la policía en el lugar del siniestro. Un conocido de Báez, que vio el impacto de la moto contra el auto, se comunicó con la madre de Lucía para avisarle de lo ocurrido y ésta comenzó a llamar al celular de su hija para avisarle que su pareja había sido internada.
Lucía no contestó. La madre continuó llamando, sin saber que el celular estaba, a esa altura, sonando en la seccional 2ª. Finalmente, ante la falta de respuesta de la joven, el padre y un hermano van hasta su casa y allí la encontraron, en el piso del dormitorio en el medio de un charco de sangre y a su bebé, Tiziano (8 meses) dormido en la cama matrimonial. El fiscal dijo que el niño no había sufrido lesiones durante la pelea de la pareja.
Tras la narración, por momentos espeluznante ante la descripción de las heridas y lesiones ocasionadas con los golpes que atestó Báez, el Dr. Vaz solicitó al juez que se lo formalizara como autor de un homicidio muy especialmente agravado por la figura del femicidio.

La defensa
La defensa de Báez no se opuso al pedido fiscal y sólo puntualizó que previo a este hecho nunca habían ocurrido situaciones de violencia grave entre la pareja. Sin embargo, esto contrastó con lo que inmediatamente después explicó el propio Báez, quien, cuando el juez le preguntó si quería agregar algo dijo que cuando la pareja discutía, básicamente por el consumo de sustancias de él, Lucía se enojaba y lo corría con un cuchillo o unas tijeras y que le pegaba.
Agregó que había puesto al tanto de estas situaciones al padre de Lucía y a su propio padre, pero que como pareja nunca habían hablado de lo que ocurría cuando discutían.
“Actué, seguramente, bajo el efecto de las drogas, porque ni yo logro saber cómo hice eso”, dijo Luis Miguel Báez y agregó que él no tenía desprecio por la vida de las mujeres.
Tras escuchar a todas las partes, el juez hizo lugar al pedido de formalización del fiscal y éste pidió entonces medida cautelar de prisión preventiva por 180 días, en principio, mientras aguarda la finalización de pericias de celulares y llegan los resultados de ADN a unas ropas ensangrentadas, presuntamente de Báez, que fueron encontradas en el dormitorio de la pareja. Si bien la defensa del imputado pidió que la medida cautelar de prisión fuera de menos tiempo, el Dr. Vital Rodríguez también hizo lugar al plazo pedido por fiscalía.
Fuertemente custodiado, Báez abandonó el edificio del Juzgado adonde lo aguardaba una tía de la víctima, acompañada por uno de sus hijos, que estaba visiblemente shockeada y que atinó a gritarle, repetidas veces, “asesino, asesino”.

Fm Gente.