La IDM informó hoy que se evalúa un protocolo sanitario que permita el retorno del servicio de castraciones caninas que hace varios años brinda la comuna y que se ha suspendido debido a la emergencia sanitaria. El regreso del servicio estará condicionado a las medidas que anuncie el gobierno nacional el próximo 16 de mayo respecto a la evolución de la pandemia. Días atrás, la edila Susana de Armas elevó una nota al presidente de la Junta solicitando el retorno del servicio a “la brevedad”.
Según lo informado hoy, representantes de la Intendencia de Maldonado y del Centro Médico Veterinario se reunieron para establecer un protocolo que contemple la seguridad del personal y los usuarios.
Durante la instancia, que se desarrolló en el Edificio Comunal, se contó con la participación de la directora de Higiene de la IDM, Graciela Mussio; el encargado del Refugio de Animales Municipal, Adolfo González; el veterinario Alejandro Olivera; y el presidente del Centro Médico Veterinario, Fabián De León. Además, fue invitada la directora de Salud de la IDM, Ana Medina, quien realizó recomendaciones sobre los cuidados para prevenir el COVID-19.

Medidas
En ese sentido, Mussio explicó que será fundamental el distanciamiento social, la utilización de tapabocas y las medidas de protección para los funcionarios que reciben a los animales. Se trata “más que nada de recomendaciones para no correr riesgos en caso del retorno del servicio”.
El servicio se ejecuta mediante un convenio entre la Intendencia de Maldonado y el Centro Médico Veterinario que aspira a controlar la población canina, además de evitar la propagación de afecciones como la hidatidosis.
Las mascotas que son castradas se retiran con antibióticos, analgésicos y las indicaciones para el post operatorio; asimismo, cabe agregar que durante todo el proceso permanecen monitoreados por parte del equipo veterinario que examina las condiciones del animal.