Relevamientos y controles de tasas bromatológicas realizados en los accesos a Maldonado permitieron la incautación de mercadería que era transportada fuera de las condiciones reglamentarias, así como también detectar la falta de documentación o habilitación correspondiente para su traslado.
El director general de Gestión Ambiental de la IDM, Jorge Píriz, explicó que se vienen desarrollando fiscalizaciones aleatorias de rutina con la finalidad de controlar las condiciones de los productos que ingresan al departamento. En ese sentido, en el primer mes del año 2021 se hicieron 450 controles bromatológicos, se detectaron 80 irregularidades y se destruyeron aproximadamente 400 kilos de mercadería en mal estado. Paralelamente, el personal municipal continúa con las inspecciones a los locales y comercios.

Rol clave
La misión principal consiste “en preservar la salud de la población”, al tiempo que el Laboratorio de Bromatología de la Intendencia cumple un rol clave para “determinar si la mercadería está en condiciones de consumo o no, si se recomienda su destrucción o si puede ingresar o salir del departamento”.
El procedimiento requiere el análisis de las muestras extraídas con el propósito de asegurar la calidad de los productos que se comercializan y distribuyen. En el caso del transporte de alimentos, resulta de gran importancia los siguientes aspectos: rotulación, temperatura, higiene y aislación térmica para mantener la cadena de frío de acuerdo a la normativa vigente.