El Poder Ejecutivo remitió el proyecto de ley que establece el denominado impuesto de emergencia sanitaria que gravará a los sueldos de los jerarcas de particular confianza a partir de ingresos mensuales superiores a los 120.001 pesos.
“Se ha optado por gravar las remuneraciones de quienes percibirán un sueldo nominal mayor a 120.000 pesos a través de un tributo con tasas progresionales (Sic), con el objetivo de que el peso del mismo no recaiga en los salarios más bajo”, indicó el mensaje proyecto de ley remitido el pasado jueves a la Asamblea General del Poder Ejecutivo.
“Asimismo, se ha optado por gravar los ingresos correspondientes a las jubilaciones, pensiones, retiros militares y policiales, y prestaciones de pasividad similares, servidos por instituciones públicas, paraestatales y privadas, devengados durante los meses de mayo y junio de 2021 también a partir de los 120.000 pesos nominales”, agrega el documento.

Mayo y junio
El “impuesto emergencia sanitaria 2 COVID19” gravará en su totalidad las remuneraciones y prestaciones nominales, en efectivo o en especie, derivadas de servicios personales prestados al estado, gobiernos departamentales, entes autónomos y servicios descentralizados, personas de derecho público no estatal y entidades de propiedad estatal en las que el estado o cualquier entidad pública posea participación mayoritaria, devengadas en los meses de mayo y junio de 2021.
Los funcionarios que perciban entre 120.001 y 130.000 pesos pagarán una tasa del 5 por ciento. Entre 130.001 y 150.000 pagarán una tasa del 10 por ciento, Entre 150.001 y 180.000 un 15 por ciento y a partir de los 180.001 un 20 por ciento.