Insólito: habrá que depositar U$S 15 mil para participar del remate de los autos de Marcelo Balcedo

Esta particular situación fue resuelta por las autoridades luego de la escandalosa situación registrada el pasado 25 de marzo cuando un sujeto sin dinero pretendió quedarse con los vehículos

El próximo martes 10 de agosto se efectuará el remate de los tres vehículos propiedad del sindicalista argentino Marcelo Balcedo que aún falta subastar. Se trata de una suv Range Rover 5.0 HSE Supercharged 2016, un Chevrolet Camaro 2 SS 2014 y un Porsche Panamera 4.8 V8 TURBO 2012. El remate se efectuará en el ballroom Hotel Radisson Montevideo Victoria Plaza.
Los tres vehículos serán rematados al mejor postor por cuenta y orden del Fondo de Bienes Decomisados de la Junta Nacional de Drogas.
Este remate tiene una particularidad: los interesados en pujar por alguno de los vehículos deberán depositar primero la módica suma de 15 mil dólares estadounidenses, condición “sine qua non” para poder ofertar. Si compra uno, dos o los tres vehículos este monto se acreditará a cuenta.
Caso contrario el dinero será devuelto al interesado. Los interesados podrán presentar una letra de cambio por ese importe o bien la copia del depósito de la referida suma en el Banco República.

Sin dinero
Esta particular situación fue resuelta por las autoridades luego de la escandalosa situación registrada el pasado 25 de marzo cuando un sujeto sin dinero pretendió quedarse con estos tres vehículos. El remate se cumplió en el mismo lugar. Uno de los presentes en la subasta concretó las mejores ofertas por estos tres vehículos. Luego de que se bajara el martillo a sus tres ofertas los organizadores le exigieron la entrega de 164 mil dólares por concepto de seña. Los mismos organizadores quedaron de una pieza, asombrados, cuando el individuo les dijo que no tenía dinero. El individuo aseguró que había participado en el remate por orden de un comerciante de la localidad de Nueva Palmira. El sujeto fue detenido por personal de Crimen Organizado de Interpol. En el interrogatorio dijo que la persona que le encargó la compra de los vehículos le dijo que una vez adquiridos los mismos debía llamar a su hija para firmar la compra. Empero, la hija le dijo a los policías que su padre era un bebedor compulsivo y que no tenía el dinero para comprar los vehículos. El hombre murió un mes después.

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre