La Dinama instó a la IDM a rectificar obras en faja de defensa de costas

El caso había sido denunciado por los vecinos y motivó una inspección de técnicos del ministerio de Medio Ambiente

Por las obras realizadas en Punta Colorada “sin contar con autorización”, la Intendencia de Maldonado “es pasible de ser sancionada con una multa de 200 Unidades Reajustables (artículo 29, decreto 349/005)”, que actualmente tiene un valor de $ 1.168,25. Así dijo un informe realizado hace un par de semanas por el “Área Evaluación de Impacto Ambiental, División Evaluación de Impacto Ambiental y Licencias Ambientales” del Mvotma.
El escrito fue divulgado esta semana por la Comisión de Fomento del balneario, que en numerosas ocasiones manifestó su preocupación por los trabajos que se realizaban en la costa de la zona. La corporación recordó que todo comenzó cuando el mes pasado la IDM “llevó a cabo el retiro y movimiento de importantes volúmenes de arena depositados sobre la rambla de la playa Brava de Punta Colorada, con el propósito de permitir el paso de vehículos y tratar de reconstituir el cordón dunar en una ubicación más próxima a la rompiente, con la colocación de cercas captoras de ramas y restos de podas. Estas costosas operaciones de maquinaria pesada se realizaron de manera inconsulta, con el desconocimiento de la DINAMA y sin las autorizaciones correspondientes, tal como está previsto en el orden legal e ins6tucional vigente”, consignó. Esto motivó una visita e inspección a la zona del Departamento de Gestión Costera y Marina de la División de Impacto Ambiental del organismo, cuyos técnicos realizaron un informe. Allí cuestionaron las obras realizadas y propusieron modificaciones. La IDM debería pagar la multa si no acata esas sugerencias.

Bolilla cero
El informe asegura que el día 15 de julio, se resumieron “las principales características y componentes de las actividades y obras que la Intendencia de Maldonado iba a realizar en las playas San Francisco y Punta Colorada. En función de la información presentada, se consideró que se requería modificar algunos aspectos, por lo que se le confirió vista a la Intendencia del citado informe”, indicó. Sin embargo, “la Intendencia no solo no respondió a la vista sino que además realizó una serie de trabajos y acciones en la playa, algunos de los cuales como la construcción y distribución de cercas captoras ni siquiera fue hecho como lo informado”.
“Estas acciones suscitaron una serie de denuncias, lo que motivó que los días 26 de julio y 7 de agosto se realizaron inspecciones por parte del Departamento de Gestión Costera y Marina (DGCM) del Área Ecosistemas. Los técnicos intervinientes redactaron un detallado informe interno, de fecha 9 de agosto, en el cual describieron lo observado y los resultados de las obras y actividades”, señaló el escrito.

Otro modo
Entre las acciones realizadas se destacan, según el trabajo: “Distribución de arena en áreas interdunares – al realizar esta acción en realidad se expone a que la arena sea rápidamente transportada por el viento, dada la exposición del sedimento en superficies que van conformando terrazas. Construcción de cercas captoras – se instalaron cercas captoras en una superficie de unos 130 m de largo, utilizando restos de poda, localizadas en las laderas de barlovento del sistema dunar, en algunos casos sobrepasando la berma, cuya orientación longitudinal es hacia el suroeste. En este caso es posible que las cercas sean efectivas en su función por esa forma de solape que tiene la distribución y la replicación en paralelo. Sin embargo, la solución más efectiva es colocar las cercas en función de la componente más relevante de la erosión eólica, que es la predomina del sector sur, además al pie de las dunas existentes y por detrás de la arena que debió haber sido colocada en la superficie de playa activa”, aseguró.
En cuanto a un talud realizado contra la rambla, los técnicos dijeron que “presenta una inclinación de inestabilidad, lo que propicia el vuelco de arena de nuevo hacia la rambla por lo que se deberá retirar más arena hasta llegar a un perfil estable de unos 20º”.
También cuestionó la plantación de especies exóticas como la garra de león, “lo que se deberá suplantar por otras especies psamófilas nativas”.
Además, destacó que “se detectó material arqueológico que quedó al descubierto en algunas áreas donde hubo movimientos de suelos”; todo eso “deberá ser gestionado por expertos en la materia”, indicó.

Deberes
La repartición también ordenó lo que la IDM deberá realizar en un plazo no mayor a dos semanas:
“Retiro de arena – movilizar un volumen de arena suficiente para alcanzar una pendiente igual o menor a 20º para facilitar una mayor estabilidad del talud. El volumen de arena a movilizar será dispuesto en las márgenes de las cañadas formando una berma longitudinal y cercana al cauce, y en forma longitudinal construyendo una berma paralela a la línea de playa, desde el pie actual de las dunas hacia el agua.
“Construcción de cercas captoras – Establecer una línea continua o semicontinua con solapes, de cercas captoras de arena paralela a línea de costa al pie de duna primaria, una longitud adecuada puede estimarse en unos mil metros en cada arco de playa en un período de máximo de 30 días.
“Estabilizar superficies descubiertas – se deberá implementar un plan de sustitución de la flora exótica utilizada en la plantación por herbáceas nativas, propiciando el uso de flora nativa, regando la zona de plantación durante el primer mes con la frecuencia necesaria. Otras áreas de superficies descubiertas expuestas deberán ser recubiertas con materia orgánica, tipo pinocha o material de poda chipeado.
Arqueología – Consulta a especialistas sobre mejor forma de proteger el sitio y remediar los daños causados. Además, se deberá realizar un ordenamiento de la circulación peatonal evitando o disminuyendo el tránsito masivo por amplias áreas que afectan la cubierta vegetal canalizando el ingreso a la playa por bajadas adecuadas, sitios de estacionamiento vehicular definidos y cartelería informativa que ilustre sobre los accesos, las formaciones dunares y la vegetación, así como las obras de mantenimiento y restauración de playa”.
“Por las obras realizadas sin contar con autorización la Intendencia de Maldonado es pasible de ser sancionada con una multa de 200 (doscientas) Unidades Reajustables (artículo 29, decreto 349/005)”; agregó el informe, que pasó a la Dirección Nacional de Medio Ambiente. “En caso de incumplimiento en el plazo indicado esta Administración tomará los recaudos correspondientes para su ejecución”, concluyó.