El departamento de Maldonado se apresta a pasar su Navidad más extraña. Casi insólita. Inesperada por los estragos de la pandemia. Es la primera vez en la historia del departamento, y del país, que el festejo navideño se cumplirá con las fronteras cerradas del país a cal y canto. No hay antecedentes. Ni siquiera a fines de los años cuarenta cuando el general Juan Perón ordenó el cierre de sus fronteras con el Uruguay. Los más veteranos recuerdan que la medida tuvo un impacto negativo muy importante. Pero no tanto como lo que pasa por estas horas. Tampoco la crisis con Argentina durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez cuando su par argentino Néstor Kirchner permitió el cierre de los puentes sobre el río Uruguay al hacer propia la protesta de los vecinos de Gualeguaychú por la habilitación de la primera pastera en el departamento de Rio Negro. Tanto en aquella y olvidada crisis con el primer gobierno peronista, como en la registrada a partir de 2005 con el matrimonio K, los daños fueron mínimos comparados con los estragos que causa por estas horas la prohibición de ingreso al territorio nacional. No sólo para los turistas argentinos y de otras nacionalidades. También para los propios uruguayos. Sean estos residentes o no en el exterior. No hay algo que se le parezca. Ni por asomo.
Esta rara temporada comienza con más incertidumbres que certezas. Con más dudas. Con temor por lo que pueda ocurrir. No solo porque los argentinos faltarán a su cita con Punta del Este por primera vez en la historia. Sino por los problemas que pueda causar en esta zona el desembarco de decenas de miles de asintomáticos montevideanos que provienen de un departamento donde rompieron los números de la escala de Harvard al alcanzar la complicada cifra de más de veinticinco casos diarios por cada cien mil habitantes. Montevideo está en rojo. Al igual que Rivera. Maldonado, en cambio, se encuentra en color amarillo, en sexto lugar detrás de otros departamentos con peores porcentajes de contagio.

Los números
La pandemia no da respiro. Ayer miércoles se realizaron 10.892 tests y se registraron 712 casos de covid 19. La tasa de positividad manejada por los expertos advierte cuando los casos superan el 4 por ciento. Ayer miércoles la tasa fue del 7,13. Montevideo registró 481 casos contra 15 de Maldonado. Hay mucho temor que personas asintomáticas lleguen a la zona y no cumplan con ninguna medida de control, algo que los habitantes de la capital parecen no cumplir. Los números hablan por sí solos. En una nota publicada en esta misma sección se da cuenta de la preocupación de los médicos de Maldonado y Rocha ante la llegada de los turistas capitalinos y piden que se tomen ciertos recaudos al respecto.
En medio de todo esto comenzará una nueva temporada de verano. La más rara de todas. Hace apenas tres años este mismo medio tituló una nota adelantando que Punta del Este viviría su mejor temporada en muchos años. Quizás, la mejor temporada de la historia. Los astros, decía esa nota, se habían alineado para esto. Apenas pasaron tres años. La historia es otra.

Contenido publicitario