Luego de reunirse en un Plenario Gremial convocado de forma grave y urgente, y “ante la situación epidemiológica actual en la que el interior del país atraviesa el momento más complejo de la pandemia”, la Federación Médica del Interior (FEMI), emitió un comunicado en el que manifiesta su preocupación ante la etapa de transmisión comunitaria intensa del SARS COV2, que atraviesa Uruguay, “tal como se estableció en el informe del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), el pasado 16 de marzo”. Según los médicos agremiados en FEMI, “en el interior existe un alto porcentaje de casos sin nexo epidemiológico, un aumento del porcentaje de positividad de los testeos, junto al incremento de personas hospitalizadas y muertes”. Además, señalan que “los equipos de salud ya muestran características de capacidad de respuesta moderada a limitada y el escenario que ubicaría al país en el nivel más alto de transmisión es inminente”, por lo que “advierte el claro desgaste emocional de los equipos de salud en el interior y a la vez alerta por la marcada disminución de la percepción del riesgo por parte de la población, alentada además por las medidas restrictivas insuficientes adoptadas por parte del gobierno, desoyendo las recomendaciones del GACH”.

En este contexto, la Federación Médica del Interior resuelve:

  • Exhortar a la población a extremar las medidas de distanciamiento social, lavado de manos frecuente, uso estricto de mascarilla y alcohol en gel, reducir la movilidad y evitar las reuniones sociales que no sean imprescindibles, incluso luego de recibida la inmunidad mediante la vacunación.
  • Reforzar la campaña de información en el sector salud y hacia la población general sobre la importancia de vacunarse. Uruguay ha desarrollado un sistema de vacunación eficiente y de amplia cobertura, más allá de los problemas técnicos de agenda. Es necesario avanzar un paso más e implementar vacunatorios móviles para las pequeñas localidades del interior.
  • Solicitar audiencia urgente con el Presidente de la República.
  • Solicitar a las autoridades la realización de una campaña masiva que alerte sobre los riesgos asociados al agravamiento de la situación epidemiológica actual de cara a la Semana de Turismo.
  • Incentivar y apoyar a los Centros de Coordinación de Emergencias Departamentales (Cecoed), para que sigan siendo el ámbito principal de resolución y definición de medidas ante la realidad de cada departamento.
  • Solicitar a las autoridades los detalles sobre las variables tomadas en cuenta para elaborar el indicador de zona de riesgo.
  • Declararse en sesión permanente, ante el amenazador escenario en el interior.