El Ministerio de Salud Pública notificó al Ministerio Público y Fiscal sobre el caso del jugador argentino del club Atenas que incumplió con el protocolo sanitario que exige estrictas medidas de cuarentena para aquellas personas que ingresan al territorio desde el exterior. Además, el jugador ocultó información a las autoridades sanitarias sobre los pasos y los vínculos que tuvo una vez que rompió la cuarentena.
El jugador argentino ingresó días atrás desde su país exhibiendo el resultado negativo de un test de coronavirus. En el momento de su arribo, firmó la declaración jurada a la que están obligados todos aquellos que entran al país y además fue notificado sobre la obligatoriedad de mantener una cuarentena de catorce días que puede levantarse al séptimo día de llegado, previa realización del correspondiente hisopado. La prueba del segundo test dio positivo. Sin embargo, los funcionarios de la Dirección Departamental de Salud Pública se enteraron que ese hisopado fue practicado al cuarto día de su permanencia en territorio nacional, no en el séptimo día. El futbolista, además, dio información errónea sobre sus pasos una vez que llegó al Uruguay y mintió sobre otros datos, informaron fuentes de la repartición. En el período de guardar cuarentena concurrió a un laboratorio de la zona para hacerse la ficha médica. Luego a San Carlos a otro laboratorio. En tanto, mantuvo contactos con diversas personas entre ellas los jugadores y técnicos, los funcionarios de ambos laboratorios, del lugar donde se aloja en la zona.
El incidente motivó la suspensión del partido previsto para jugarse en las próximas horas en la ciudad de Tacuarembó. Los responsables de la gestión del club alquilaron un establecimiento hotelero de la zona para que el total de los jugadores y técnicos pasen el aislamiento previsto para este tipo de emergencias.