Programa de Ecoturismo para la Conservación entregó certificados a casi cien participantes

En la oportunidad, Antía informó que se adquirirán lanchas eléctricas que serán puestas al servicio de comunidades locales para apoyar al ecoturismo en diferentes municipios

Días atrás se realizó en Pueblo Gaucho el cierre y entrega de certificados a los participantes del Programa de Ecoturismo para la Conservación, a cargo del biólogo especialista en conservación Adrián Azpiroz y desarrollado por la Dirección de Turismo de la Intendencia de Maldonado.
Durante la jornada, muchos de los casi cien alumnos que formaron parte de este primer año piloto del citado programa fueron recibidos por el intendente Antía, quien destacó el esfuerzo realizado para llevar adelante esta iniciativa en un año difícil como éste. Afirmó que fue un esfuerzo de todas las partes y destacó el nivel de compromiso y contenido que desarrolló el programa. Aclaró que lo vivió muy de cerca, ya que su esposa y concejal por el Municipio de Aiguá, Liliana Bernardez, participó del mismo.
Adelantó el apoyo que continuará durante su gestión para promover la actividad de observación de aves silvestres en el departamento; ya se ha iniciado el proceso para adquirir lanchas eléctricas que serán puestas al servicio de comunidades locales para apoyar al ecoturismo en diferentes municipios de Maldonado.
Anunció también que en breve estarán presentando un nuevo material gráfico para promocionar las ventajas de Maldonado como destino para la práctica del “birding”.

Buenos alumnos


Por su parte, Adrián Azpiroz, responsable técnico del programa y docente a cargo de la iniciativa dijo que se vio gratamente sorprendido por la respuesta y la devolución de los participantes.
Reconoció que no solo hay un potencial exquisito en lo que tiene relación con la biodiversidad de ambientes del departamento, sino también, en la calidad de la gente que se está preparando para ofrecer el servicio de guía para observar aves silvestres. Destacó que entre los participantes hay licenciados en turismo, en gestión ambiental, estudiantes de distintos cursos de UTU Arrayanes y personas que, sin contar con formación académica previa, se sumaron a la propuesta y lograron conocimientos que tienen el potencial de poder generar oportunidades laborales futuras a partir de esta actividad. Destacó el compromiso que se asumió por los participantes y las iniciativas que a partir de esta propuesta ya se están concretando. En algunos casos, trabajos en conjunto con Municipios tendientes a cuidar, fortalecer y proteger espacios, y en otros casos, propuestas puntuales de ecoturismo que comienzan a ofrecerse en algunas localidades.
Comentó al cerrar la actividad, que trabajará en documentar esta experiencia piloto y entregará a la intendencia de Maldonado y los distintos Municipios un informe detallado que recogerá datos, relatorías, fotografías y vivencias de la experiencia. Aportes destacados para promover la conservación de la biodiversidad a través de esta actividad ecoturística.

Acertado apoyo
La Subdirectora de Turismo, Melina Bentancur afirmó estar complacida con los resultados obtenidos y convencida del acierto de apoyar este programa. Destacó que hay un grupo importante de personas en cada municipio que comenzarán, a partir de hoy, a contribuir en generar un cambio tan anhelado: fortalecer la oferta turística del departamento con actividad desestacionalizadora como lo es el “birding”, generando recursos para aquellas comunidades localizadas en el interior del departamento. Anunció que se continuará trabajando durante el verano con el Dr. Azpiroz en algunos aspectos del programa relacionados a promoción y coordinación y a partir de marzo del año próximo se abrirán nuevas inscripciones. Recordó que quedaron más de 100 personas en lista de espera este año.
También participaron de la actividad el director de Turismo, Martín Laventure, alcaldes y representantes de los ocho municipios y el presidente de la Junta Damián Tort.

El “Sacapoco” y su cambio de rubro. Del curso participó gente de todo el departamento y con diferentes historias de vida. Algunos de ellos, del interior del departamento ya son casi expertos en esta actividad de la observación de aves. El solo hecho de haber nacido y vivido en algunas zonas, ya les da un gran conocimiento de las distintas especies que se encuentran en Maldonado. Una de las tantas anécdotas que quedan de esta actividad es la historia de Ángel, también conocido con el irónico apodo del “Sacapoco” oriundo de la zona de de José Ignacio, pescador de toda la vida, de padres también pescadores. Él contaba que se anotó en el programa porque le encanta el tema. Desde pequeño salió a pescar embarcado por la laguna y las aves siempre le atrajeron y llamaron la atención. Hoy en día, contaba, la pesca ya no rinde lo que antes cuando salían y sacaban muchísimos peces que luego vendían a los diferentes restaurnates de la zona. Viendo esta realidad, de a poco empezó a convertirse y a dejar de lado su actividad pesquera para trabajar en el ecoturismo. Durante todo el curso fue ahorrando para mandar a hacer una barca, abajo en la imagen, (inmaculada le quedó) con la que, luego de gestionar los permisos correspondientes, se dedicará a pasear gente por la laguna Garzón para avistar aves. Las herramientas adquiridas serán, de ahora en más, su fuente de ingresos.