Un individuo que se encontraba requerido desde mitad de año fue condenado a seis años de prisión por homicidio y amenazas

Rodrigo Pereira de la Quintana había sido señalado como el dueño de una vivienda en la que se comercializaba droga y en la que fue asesinado Leandro Díaz en la madrugada del 20 de junio

Rodrigo Pereira de la Quintana (24), conocido como “El Rolo”, requerido desde mitad de año en relación al homicidio de Leandro Díaz, se entregó pasado este mediodía ante la Fiscal de 1º turno, Dra. Mariela Núñez. Pereira había sido señalado como el dueño de una vivienda en la que se comercializaba droga y a la que ingresó Leandro Díaz en la madrugada del 20 de junio. Allí, José Luciano Ferreira Pereira, alias “El Negro” (condenado en julio) y “El Rolo” le dispararon, causándole la muerte minutos después. Tras la instancia judicial de esta tarde, “El Rolo” fue condenado por un delito de homicidio en calidad de coautor en reiteración real con un delito de amenazas. Se ordenó que cumpla 6 años de prisión efectiva. (actualizada)
La audiencia se sustanció ante la Jueza Dra. Andrea Caamaño y allí la Fiscal Núñez recordó los hechos acontecidos el 20 de julio, cuando cerca de la 1.45 se recibió un llamado al 911 por el que se denunciaba que, en calle Jorge Yessi Cabrera y Lavalleja, había una persona caída en la vereda.
Cuando llegó la policía y el personal médico se intentó reanimar al hombre, pero éste había fallecido. Poco después fue identificado como Jhony Leandro Díaz Sosa, poseedor de antecedentes penales e hijo de un hombre de la zona, Víctor Hugo, frecuentemente vinculado a temas de estupefacientes.
Díaz Sosa presentaba dos disparos de arma de grueso calibre, a larga distancia (mayor a 40cms), una en región lumbar y otra en el muslo derecho. La trayectoria de los proyectiles había generado lesiones en varios órganos vitales y la causa de la muerte fue la anemia aguda a raíz de los disparos.
La madrugada de su muerte, y en el lugar en el que fue encontrado, se recibió un testimonio que indicó que había escuchado a Díaz Sosa pedir ayuda antes de fallecer.

Cámaras
La investigación del caso incluyó relevamiento de cámaras del CCU y declaración de un testigo protegido, entre otros, y así se pudo saber que esa noche el fallecido había concurrido a una casa de calle Yessy Cabrera y Joaquín Suarez, donde funciona una boca de venta de sustancias, con intención de adquirir droga.
La víctima no llevaba armas ni dinero, y, según las versiones de los testigos protegidos, entró a la boca reclamando que “tenían que darle droga porque él era el hijo de Víctor Hugo”.
Las cámaras de seguridad mostraron a Díaz entrar a la casa y salir minutos después corriendo, semi agachado, malherido, con la manga del buzo colgando, y se lo ve cayendo a unos veinte metros de la casa.
También del relato de los testigos protegidos, surgió que Díaz ya había sido amenazado de muerte por tema vinculado a drogas y también surgió que, si bien en la boca esa madrugada había varias personas, el que habría dado muerte a Díaz era José Luciano Ferreira, alias “El Negro”.
Ferreira fue detenido el lunes 26 de julio por la comisión de otro delito, una rapiña agravada, y se le tomó declaración, en presencia de su defensora, respecto de la muerte de Leandro.
“El Negro” admitió su responsabilidad en la muerte, dijo que efectivamente estaba en esa casa, alcoholizado, que Leandro entró corriendo, que “se le fue encima” y que al escuchar que alguien gritaba “tirá”, el atinó a sacar su arma y disparar dos veces. Cuando Leandro salió, el dueño de la boca, “El Rolo”, le pidió que entregara su arma, él la entregó y se fue del lugar.
Sin embargo, agregó que luego de su salida de la casa había escuchado “un par de disparos más”. Los testigos protegidos que estaban en el lugar declararon en forma coincidente con el relato de Ferreira.
La Dra. Núñez explicó en la audiencia que “el proyectil del primer disparo tuvo orificio de entrada en el muslo derecho y orificio de salida en el izquierdo, mientras que el segundo disparo, efectuado por Rodrigo Pereira de la Quintana (Rolo), fue realizado cuando la víctima estaba de espaldas”.
Por otra parte, Núñez relató que el 27 de agosto, de madrugada, una mujer de 26 años, ex pareja de “Rolo”, fue derivada a la Comisaria Especializada en Violencia Doméstica y Género tras un llamado al 911 en el que denunciaba que el hombre la había amenazado de muerte a través de mensajes de Whatsapp. Tanto la denunciante como su madre declararon sentirse atemorizadas “ya que (Rolo) era muy violento” y estaba requerido por homicidio.
Rodrigo Pereira de la Quintana, junto a su representante legal, acordaron con fiscalía la aplicación del proceso abreviado y por eso la Dra. Núñez solicitó que fuera condenado como autor de un delito de homicidio en calidad de coautor en régimen de reiteración real con un delito de amenazas. Asimismo, pidió que la pena fuera de 6 años de penitenciaría.

Fuente: FM Gente