En horas de la tarde de este miércoles la policía debió concurrir al Complejo B9 donde una mujer de setenta años había sido mordida por su perro, de raza pitbull provocándole la fractura de su antebrazo. Según relató a los oficiales, hace ya diez años que tiene al animal, pero hace unos días comenzó a tener actitudes agresivas llegando incluso a morder a su hija, de 31 años. La señora fue llevada a un centro asistencial y se encuentra estable. Por otra parte, la policía informó que se realizaron las actuaciones pertinentes.

Contenido publicitario