En las pasadas jornadas dos hombres fueron condenados a prisión por distintos delitos cometidos en Piriápolis. Un individuo de 29 años, poseedor de antecedentes penales, fue condenado como autor penalmente responsable de dos delitos de hurto especialmente agravados y cinco delitos de receptación, todos en régimen de reiteración real entre sí.
El acusado fue penado con 20 meses de prisión con descuento de la detención sufrida, después de cometer un hurto en el interior de una camioneta marca Faw estacionada frente a la casa del denunciante en Piriápolis.
Después de constatar las cámaras de seguridad de la casa, se pudo identificar al acusado, quien rompió una de las ventanillas traseras del vehículo y robó $ 200 en monedas.
Se dispuso una orden de allanamiento para el denunciado en su domicilio ubicado en el balneario y tras el procedimiento se incautaron efectos que lo vincularon a otros ilícitos, como ropa, un juego de copas de helado, calzado, una bicicleta marca Totem y una licencia de conducir.
Tras el allanamiento se aclararon varios hurtos denunciados en días e incluso meses pasados, como el robo en el interior de dos autos marca Volkswagen Gol; robos en varias casas de la zona, un robo cometido en el patio de un complejo de apartamentos y el robo de un birrodado que se encontraba en el predio de una casa.

A prisión
La Jueza Penal de Turno condenó a 14 meses de prisión a un hombre por hurto especialmente agravado en una casa en Piriápolis.
En el robo, que se constató en mayo del año pasado, los responsables entraron a la casa rompiendo la puerta principal y se llevaron un televisor, una tablet y un parlante. Después de la investigación y pericias realizadas por Policía Científica se constató que el condenado no fue ajeno a estos hechos.
El hombre de iniciales A.B.R, deberá cumplir la pena en prisión, con descuento de la detención sufrida.
La libertad a prueba la deberá realizar determinando un lugar de residencia a donde pueda ser supervisado por la oficina de libertad asistida, sujeto a una orientación y vigilancia permanente de esa oficina, yendo una vez por semana a la seccional policial correspondiente a su domicilio, prestando servicio comunitario durante dos horas semanales y cumpliendo arresto domiciliario nocturno desde 22 a 06.