Consultas médicas presenciales y cirugías de coordinación se retomarán en forma gradual a partir del 17 de mayo

El MSP también emitirá una resolución que establecerá la obligatoriedad de la realización de estudios diagnósticos invasivos, como la endoscopia digestiva o cistoscopia, entre otros procedimientos

A partir del 17 de mayo, y de “manera progresiva, ordenada, para darle continuidad a la atención de todas las personas que necesiten tener consulta presencial con el médico”, se retomarán las consultas médicas presenciales y las cirugías de coordinación, informó el subsecretario de Salud Pública, José Luis Satdjian, en conferencia de prensa, en la sede ministerial, acompañado por el director general de Salud, Miguel Asqueta.
La medida vigente desde el 17 de mayo abarca a las consultas presenciales en todas las especialidades de todos los prestadores de salud, de los sectores público y privado de Uruguay. El MSP también emitirá una resolución que establecerá la obligatoriedad de la realización de estudios diagnósticos invasivos, como la endoscopia digestiva o cistoscopia, entre otros procedimientos.
Asimismo, será obligatoria la realización de cirugías de coordinación ambulatorias, cirugías del día y aquellas que se realizan con técnicas mínimamente invasivas o de coordinación general, así como las que a juicio de la dirección técnica de cada prestador no revistan un riesgo alto para la salud de los pacientes. Los protocolos de vuelta a la presencialidad determinarán un aforo de, por ejemplo, dos pacientes por hora en las especialidades médico quirúrgicas.
Además, según lo dispuesto por la autoridad sanitaria, todos los prestadores de salud deberán presentar el 15 de mayo un plan de normalización en la atención sanitaria para el resto del año.
“Debemos retornar progresivamente a la atención presencial y a las operaciones que hayan quedado postergadas”, dijo Satdjian, quien añadió que servicios como las operaciones de urgencia u oncológicas no se discontinuaron a causa de la pandemia por COVID-19. En el caso de las consultas presenciales, durante su suspensión, se apostó por la telemedicina y la atención telefónica en el primer nivel de atención en salud.