“Diálogo en marcha”, por Danilo Arbilla

Yo pienso que la definición de “diálogo” de la RAE – conversación o discusión sobre un asunto o un problema con la intención de llegar a un acuerdo o de encontrar una solución- está demodé. Nada que ver con sus nuevos usos.
Maduro, a caballo del diálogo,- con el apoyo del Papa, Rodríguez Zapatero y el Frente Amplio- continúa en el poder. En todo este tiempo los ejecutados, torturados y presos políticos suman por miles, más fraudes electorales, falta de libertad de prensa y de una justicia independiente, y cifras descacharrantes en materia de inflación, de caída del PBI y de fuga de venezolanos. Y ahí sigue Maduro y el mundo, pandemia mediante, se ha olvidado de ese emporio de violaciones a los DDHH.
Mientras, el FA dice que Venezuela es una democracia con el entusiasta apoyo del PIT-CNT.
Veamos en Argentina. Alberto Fernández, que para el FA es un gobernante ejemplar – “un político clase A”- dijo que no le gusta “que se haga política con la pandemia”. Afirmó que en estos meses quiere “cuidar la salud, cuidar la recuperación económica…” y “….como Presidente de la Nación tengo, dijo, la responsabilidad política de tomar las riendas y seguir conduciendo al país”. ( Lacalle Pou ha dicho cosas parecidas).
La oposición criticó a AF y éste los calificó de “imbéciles profundos” y de muy malas personas.
No abrió ninguna opción de diálogo para consensuar
Ven, es otra forma de encarar el diálogo.
Aquí por mucho menos se llamó a conferencia de prensa, se torció la boca y se pidió respeto. Y se escucharon algunos otros insultos. En cuanto a lo de Miranda creo que cada vez que aparece Lacalle sube uno o dos puntos en las encuestas. Lo deberían considerar.
Para el Frente el diálogo y más, el diálogo nacional, va en todos los reclamos, menos en los llamados a firmar contra la LUC. En esto están haciendo agua.
Me llegó por las redes algo que pienso que es incierto: el Frente, si no le prorrogan el plazo para las firmas contra la LUC- lo que va contra la Constitución-, amenaza con aglomeraciones y con violentar la ley para hacerse meter presos. No debe ser cierto. Debe ser un fake. Esa no es una forma de dialogar.
La oposición igual consiguió en el senado la formación de una comisión para seguimiento de la pandemia. Un amplificador institucional perfecto. Para ello, por supuesto, primó el espíritu del diálogo. Ese espíritu, en cambio, brilló por su ausencia en Diputados donde casi simultáneo no hubo acuerdo, en el marco de un pacto de no agresión, con una prudente declaración de paz.
La comisión es un logro y a sus inventores frentistas es muy posible que se le sumen otros (que tienen unas ganas). Va a ser una fiesta y muchos palos en la rueda. Van a desfilar todos. Para empezar los miembros del GACH. Por supuesto, el Sindicato Médico, y a partir de ahí será una cola mayor que las de las vacunas. Todas las organizaciones sociales con recomendaciones y en particular el PIT-CNT, expertos en todo. Se imaginan a los miembros de GACH dando cuentas y anotando las recomendaciones e indicaciones de los legisladores. Yo creo que se van.
Ayer me llamó un amigo de EEUU y me dijo que apareció una nueva cepa, la japonesa, inmune a las vacunas.
Acá es peor, le dije: el parlamento va a meter mano en el seguimiento y manejo de la pandemia.