“Diecisiete de febrero y un recuerdo republicano”, por Guillermo Ipharraguerre

Era una tardecita calurosa en la casa de la aAvenida Roosevelt. El inquilino conversaba en el porche delantero, como buscando una brisa, con un señor argentino y dos amigos de Maldonado, de años.
Transmitía la inquietud de que un Museo de la zona no cerrara sus puertas. La Institución pretendía como contrapartida, que se le exonerara de impuestos departamentales y nacionales.
Lo que pedimos a cambio de eso, es que permita un día a la semana por lo menos, que los alumnos de la Escuela del Tanque de Punta del Este, pueden visitar el Museo en forma guiada, arremetí.
El visitante porteño dijo que los seguros no los cubrirían como esperaban, pues allí hay obras de arte muy valiosas.
En eso irrumpe en el parque una hondita 50 con un pibe adolescente, con una tabla de surf bajo el brazo y gritó al inquilino, “Hola viejo”.
Éste con voz firme de mando dijo “venga para aquí”.
El pibe estacionó la moto, arrimó la tabla a un muro y se acercó a desgano.
El inquilino dijo “salude a los compañeros” , al señor argentino y a su padre.-
El pibe lo hizo y supo los nombres de la visita.
El inquilino padre ordenó, “vaya, péguese un baño, coma algo y duerma un rato que después la noche”….
El adolescente obedeció a desgano, pero lo hizo.-
Este recuerdo es común en cualquier familia uruguaya.
Lo republicano viene a raíz de que el padre inquilino era el presidente de la República, y los “amigos” eran un diputado y un edil de Maldonado, ambos de la mayoría.
Esto fue en febrero de 1992 y es habitual en la tradición republicana de nuestro país.-
Pero lo que resalta, es que el pibe, 30 años después, sería el presidente de la República, y en la casa de la avenida Roosevelt se encontraría con otro amigo, el presidente del Paraguay.-
Ya no estaba el diputado. Falleció recientemente. El autor de estas líneas, ex edil, recuerda con una sonrisa de optimismo estos mojones de la moral oriental, al recibir a otro presidente sudamericano, en un casa de la zona, que por suerte no se enajenó, como alguna otra autoridad pretendió, y no pudo ante la férrea defensa del pueblo fernandino.-
El Museo sigue abierto. Los niños de la Escuela del Tanque siempre aspiran a más.
Y nuestra Escuela Pública sigue dando buenos hijos y ciudadanos al Uruguay democrático.

 

1 COMENTARIO

  1. Muy significativo recuerdo trae el Dr. Ipharraguerre,el lugar,las personas,los temas,felicitaciones¡¡¡…otro recuerdo:por aquellos años 90, llegábamos desde Córdoba a vivir en Maldonado…empezábamos a descubrir las virtudes de esta sociedad…y conocimos al Presidente Luis A. Lacalle en ocasión de que visitara el IUA; y nuestro hijo que cursaba allí,en el acto de finales de curso,pudo ofrecerle un obsequio, que le entregó en el escenario, una vasija de cerámica realizada en el taller del colegio; Lacalle lo saludó y sonriendo agradeció la “ofrenda”; luego al retirarse del escenario,vimos que el Presidente, llevaba el cacharro sosteniéndolo complacido…nuestro hijo recordó siempre como nosotros ese encuentro; reflejó, la simpleza misma conque los ” uruguayos”,tejen los eslabones de esta sociedad…y fue un hecho si se quiere confirmatorio de que habíamos elegido bien este País¡¡¡hoy nuestras dos nietas uruguayas,nos atan indisolublemente al Uruguay…y al escribir, inmagino,las imágenes de nuestro hijo Diego y del actual Presidente Lacalle Pou, compartiendo a la distancia,ese instante del pasado, en el marco de la libertad que caracteriza a este terruño; hoy siento, que ese marco de convivencia republicana, sigue vigente, y bien podría juntarlos en cualquier playa o esquina¡¡¡…porque son las posibilidades que brinda, la convivencia republicana…Dios bendiga al URUGUAY¡¡¡

Comments are closed.