La edila colorada Susana De Armas dio a conocer ante el legislativo departamental su preocupación por la pileta a cielo abierto, diseñada para el tratamiento de aguas servidas, que se encuentra al lado del establecimiento carcelario de Las Rosas.
Esta “pileta”, dijo De Armas, cumple la función de mantener y tratar las aguas servidas que se generan en el entorno de los vecinos de “Paraje Las Rosas”, y de la cárcel, pero, según refirió “es evidente su falta de mantenimiento y tratamiento, reina un permanente olor nauseabundo”, a lo que se suma “la alta reproducción de insectos, moscas, reptiles y roedores de gran tamaño”.

“Agobiante situación”
La edila también destacó que la citada pileta está ubicada “a una distancia poco prudencial del arroyo Maldonado, con un latente peligro de contaminación” y “es debido a esta agobiante situación” que solicitó la intervención de las autoridades correspondientes en forma urgente.
En su nota también adjuntó imágenes del lugar y pidió que sean enviadas al Ministerio de Ambiente,
Ministerio del Interior, I.N.R (Instituto Nacional de Rehabilitación), al directorio de OSE, al Jefe de Policía, Julio Pioli a la Intendencia Departamental de Maldonado y a la UGD.