“El buque insignia”, por Luis Eduardo Pereira

Como aconteciera en el 2015, el domingo 25 de febrero se dieron cita en ¨Los Coronillas¨ de San Carlos, más de 4.000 adherentes de Todos por Maldonado, como arranque formal hacia la próxima contienda electoral. En aquel entonces, la largada se hizo convencidos de que teníamos mucho por hacer, ya que después de 10 años del Frente Amplio, Maldonado había quedado de rodillas. Hoy, podemos decir con propiedad que supimos dar vuelta la página y el ¨sabremos cumplir¨ que entonamos siempre orgullosamente con el Himno Nacional, se hizo realidad. Nos separan de las próximas votaciones, apenas treinta y algunas semanas; sin embargo la ocasión fue propicia ésta vez para que – acompañado de Diputados, Alcaldes, Ediles, jóvenes dirigentes, el Senador Botana, el Ministro Javier García y hasta el Pre Candidato Nacionalista Álvaro Delgado-, el Intendente Antía agradeciera calurosamente a la nutrida concurrencia.
Al hacer la lista de logros de este Gobierno -en lo nacional y departamental-, hemos visto que se encuentran cosas de todo tipo y diferentes impactos, pero nadie podrá decir que las cosas no se hicieron con rumbo cierto desde el principio.
El Gobierno hizo lo que debió hacer con coraje y la mejor disposición. Fundamentalmente para atender las necesidades de los más vulnerables y postergados; siempre sin dejar a nadie por el camino. Con ese alumbramiento y suma precisión confirmatoria, la excusa de juntarnos en el legendario y promisorio solar carolino, sirve y nos ubica en el justo encuadre para la común tarea a que nos abocamos.
Debe quedar meridianamente claro que volver a reelegir este gobierno, es sin duda nuestra premisa fundamental de hoy. Y eso, vale particularmente para Maldonado, y también para el país todo. Sin vanagloriarnos de nada, Maldonado necesita seguir jalonando lo que Antía y su Equipo diagramaron antes de asumir el gobierno actual. El ejemplo claro y contundente de lo que se puede, se vio el miércoles 21 de febrero pasado, en el realojo del Kennedy. Y de ese Equipo que lo logró, surgen hoy quienes piden pista para seguir gobernando…
Un Equipo en el cual hasta ahora, tenemos 7 compañeros que piden agarrar el timón. Habrá que elegir la persona que la gente entienda que mejor pueda representarlo, dentro de Todos por Maldonado. La continuidad con la garantía de una brillante gestión, se transforma -hablemos claro- , en algo indispensable e inexorable. Por supuesto que todo el Partido Nacional ha estado detrás, para respaldarlo y acompañarlo con los votos que en la Junta habilitaron e hicieron posible luego las grandes metas alcanzadas; pero no hay dudas tampoco, que ¨el corazón del Gobierno¨ estaba allí, en el lugar del que tantas veces salimos a dar la batalla.
Habrá que identificar sí, al abanderado, que de eso se encargará la gente; y a partir de allí, a todos los que no estén llegando personalmente, pero que comprometiéndose igual, le darán al elegido, el respaldo para acompañarlo como futuros integrantes del próximo equipo que se haga cargo; como gobernantes y laderos que serán también. Nadie pierde; el que gana tira del carro, y los demás empujan. Todos juntos, eso sí…

Quien suceda a Antía, naturalmente sentirá orgullo personal, pero tendrá por delante una encomiable tarea, pues el que se va, vaya si puso la vara bien alta; sin embargo, las comparaciones no deben amedrentarle, siempre son odiosas, pero aún hay mucho para hacer en Maldonado, y un buen equipo consustanciado, tiene aún una misión impostergable para ocuparse de la felicidad pública. Para eso, saldrán todos los postulantes en los próximos tiempos -si no lo han hecho ya-, a pedirle el voto a la gente, como la democracia lo indica. Para continuar ese mismo camino ya señalado por nuestro conductor que como líder indiscutible, Antía nos marcó desde el principio. Y para eso, a la postre se trabajó espalda con espalda durante tanto tiempo -desde el 2000 hasta la fecha-, y por eso, se alcanzaron los logros que hoy están a la vista. Con paciencia, constancia y determinación; pero eso sí, siempre hablando poco y trabajando mucho, que para eso la gente nos otorgó la merecida confianza, ubicándonos en un afortunado lugar.
Por otro lado, tratándose de alta política según nuestro estilo, siempre resultará gratificante, abrazar esta noble y digna tarea. En la ejecución de cada una de las políticas públicas, la gente ha sido consciente de que todos agachamos el lomo y dimos lo mejor de nosotros mismos; cada uno en el lugar que Antía nos asignara, para honrar la función con responsabilidad y denuedo. Por eso creemos sin temor a equivocarnos que estamos en el mejor momento para reeditar ese esfuerzo compartido. Tenemos -y se sentía allí-, un formidable equipo humano, y felizmente, el mejor clima para intentarlo nuevamente. Maldonado y el país todo, han dado ya sobradas muestras de lo que se puede lograr, cuando existe un rumbo bien determinado.
El último logro conseguido, es la concreción del realojo colectivo más grande del país; pero es dable señalar que no pararemos aquí, habrá más; Antía no parará de ¨hacer¨, hasta el último día de su mandato. Y esto será posible, ya que el horizonte se ha ensanchado sobremanera y podemos confirmar una vez más que aquí no hay grieta; por más palos en la rueda que los malos perdedores nos pongan y se empecinen en instaurarla. Aún quedan desperdigados de esos contumaces militantes del odio y del rencor. Esos que abominan de la libertad y si pudiesen, hasta negarían que el sol saliera para todos y que los pájaros canten por las mañanas.

¿Cómo entonces no vamos a poder emprender desde ahora ese magnífico esfuerzo, si tenemos dadas las mejores condiciones, tal vez como nunca antes han existido? Hoy día, cuando todos reconocen una gestión que ha sido ejemplar, dados los índices de aprobación de Antía y la realidad de nuestros números nacionales, tenemos el camino mucho más despejado que hace un tiempo.
El desafío ahora, pasa por establecer cómo traducir los buenos resultados en intención de votos. Y eso, claramente nos indica hacerle ver a la gente que ¨con los Blancos, aquí y en el resto del país, se vive mejor¨ !!!
Pero atención, que esta competencia que se viene, y miren que el tiempo corre, no será una campaña más. Se ve ya que hay muchos sangrantes compulsivos en la vuelta, que aparte de no resignarse a aceptar con honestidad intelectual lo hecho hasta aquí, ahora empiezan a asimilar dolorosamente que en la próxima contienda electoral, pueden perder nuevamente a Maldonado y al país, por otros 5 años…
El mensaje fundamental entonces, es evidente: o seguimos mejorando, o retrocedemos, lisa y llanamente. Dicho de otra manera: o apostamos a la inversión, el crecimiento y la creación de empleo genuino, como se ha venido haciendo, o volvemos a seguir engordando a la Intendencia y al Estado, de empleos públicos que pagaremos todos los uruguayos sin pena ni gloria. Claramente, hay que dar un salto al progreso y el desarrollo. Ese es el leit – motiv que nos inspira cada mañana al despertar. La opción entonces, aparece como una alternativa cantada e inequívoca; el trabajo por delante es a nuestro juicio, hacerla patente y lograr que haga carne en la opinión pública, como bien se editorializara hace unos días, por parte de una afilada pluma nacionalista, para que en la próxima contienda que nos aprestamos a encarar, el triunfo sea una realidad.

Llegados a este punto, y como dijera el recordado Jorge Larrañaga ¨ Hay orden de no aflojar, y esto -sépanlo-, no tiene marcha atrás; sólo podemos avanzar en un sentido y es hacia adelante. Atrás, sólo para tomar impulso…¨ Como Partido de política arraigada, sabemos que en los momentos cruciales es cuando a los Blancos más nos ponen a prueba y cuando nuestra templanza marcada a fuego, nos indica el rumbo cierto. Para adoptar de la mejor manera el estilo de vida de preferencia de las mayorías y atendiendo siempre las limitaciones y oportunidades de cada uno. Fortalecernos en la diversidad, con tolerancia y respeto, es lo que nos hace más confiables para conducir nuestro destino nuevamente. Y esto -apreciados lectores-, como ven, hay que decirlo. No tanto por los que las pasamos y supimos salir adelante, sino por todos los jóvenes que con avidez y esperanza poblaron la hermosa reunión para volver a la política, y que con este Gobierno encabezado por Antía, podrán confiar nuevamente en el futuro. Ojalá se involucren también en esta dignísima vocación. Ojalá se entusiasmen con esta apasionante vocación de servicio, que las grandes batallas se ganan con ejércitos de jóvenes, como enseñaba Barrios Amorín. Y si acaso alguno de los mayores que ya estamos en el ocaso de nuestra vida en la política activa, dejásemos caer una sola bandera al flaquear nuestras energías, estamos seguros de que ellos habrán de levantarlas con honor y patriotismo. A no dudarlo, será así y sin desmayos… Un venturoso y esperanzador futuro está en ciernes.
Estamos convencidos de que quienes sean que enarbolen nuestras banderas, al futuro asegurado que se les legará, lo cuidarán como corresponde. Para eso desde ya, quedan todos convocados. Los concurrentes y los que no pudieron asistir…

Finalmente al que le toque, estamos seguros también de que hará las cosas muy bien. Va a seguir cambiando Maldonado, porque sabe que nos tendrá a todos atrás suyo respaldando el barco; porque el barco insignia que ha zarpado ya, se llama TODOS POR MALDONADO.