Gastronómicos dicen que el impacto de omicron es muy fuerte en el sector

"En esta época del año, hacemos más de 1.000 cubiertos y en esta situación no pudimos superar nunca los 500 o 600", dijo Martín Pittaluga

El director y propietario de La Huella, Martín Pittaluga dijo ayer de mañana en la emisora Fm Gente que el impacto de omicrón fue muy fuerte en el parador La Huella a tal extremo que la facturación cayó a la mitad. Pittaluga aseguró que el nivel de actividad de la temporada en curso empezó “muy mal” y que “ha sido un desastre”.
Si bien La Huella no tuvo que cerrar sus puertas como ocurrió con otros establecimientos gastronómicos de la zona, el empresario aseguró que las medidas que se adoptaron para enfrentar la pandemia provocaron una disminución en la facturación del comercio. “En esta época del año, hacemos más de 1.000 cubiertos y en esta situación no pudimos superar nunca los 500 o 600”, dijo a la referida emisora. De cualquier forma, no quiso ser pesimista y pensar que “así como cambió para peor”, también las cosas “pueden mejorar”.

Expectativa
El empresario, uno de los directores del célebre parador, recordó que desde octubre venían trabajando “mejor aún que en el 2019” y que se superó la facturación, por eso también había mucha expectativa incluso en toda la zona.
En diálogo con la referida emisora, Pittaluga reveló que su comercio fue víctima de una denuncia anónima en el Ministerio de Salud Pública. Al mismo tiempo explicó que tuvieron algún altercado con médicos de la policlínica de ASSE de José Ignacio que no querían atender a jóvenes empleados del establecimiento con cuadros severos respiratorios. Si bien al final la paciente tuvo atención, fue luego de mucha discusión. En esa línea, agregó que el restaurante tuvo una inspección tras la denuncia porque supuestamente había personal trabajando en situación de contagio. Sin embargo, se habían cumplido con todos los protocolos y hasta mañana incluso se está reintegrando personal luego de cumplir con todos los protocolos.

Reserva
“Nosotros tratamos de trabajar con personal local y acá no hubo sensibilidad; hubo bloqueo y no se quería atender a una joven porque tenía cobertura privada”. También reconoció que como empresa no obligan a su personal a estar vacunado y de hecho tienen varios integrantes del staff que optaron por no inocularse. “Acá es el año que se juega, es el trabajo de todo el año”, dijo Pittaluga en referencia a que estos días de la temporada sirven para que las empresas puedan enfrentar las pérdidas que luego tienen durante el invierno.