El ministro de Defensa, Javier García, y el intendente de Maldonado, Enrique Antía, realizaron una conferencia de prensa en la que anunciaron, entre otras cosas, que unos ochenta efectivos de la Prefectura Nacional Naval realizarán tareas de vigilancia en la zona costera. Para cumplir esas tareas se incorporaron además más vehículos. Por su parte, la IDM aportará y colocará cartelería con las recomendaciones del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), al tiempo que el personal del Ministerio de Defensa se encargará de disuadir y velar por el cumplimiento de las medidas. Mientras tanto, el gobierno de Maldonado se encuentra colaborando con Prefectura con más de un millón de pesos -correspondientes a la hora ciudad.
Las autoridades coincidieron en que la temporada “desafía al disfrute con responsabilidad social”, por lo cual se exhorta a respetar los protocolos vigentes, así como también a prestar especial atención a las recomendaciones de los especialistas.
“Maldonado y su gente son ejemplos en materia de cuidado pero los fines de semana hay quienes vienen de afuera y no cumplen, es la propia población del departamento la que está exhortando a que se tomen las medidas ejerciendo un control social”, dijo el intendente.
La administración comunal también sumará brigadas de jóvenes que se desempeñarán en la zona costera a modo de “prevención sanitaria” con la finalidad de solicitar que se respete la distancia de cinco metros establecida por el GACH. El personal, que será entrenado por el Centro Coordinador de Emergencias Departamental (CECOED) y trabajará a partir del mes de enero, repartirá material informativo en parques y playas.
En el caso de los guardavidas, contarán con una bandera de “no aglomeración” para alertar y evitar la concentración de bañistas en una misma área.

Sin amontonarse
En cuanto a las playas, también se volvió a recordar que se limitarán las sillas y sombrillas que tradicionalmente se permite colocar a los edificios y sólo podrán instalarse cuando un propietario o inquilino baje a la playa.
El director de la dirección de Gestión Ambiental, Jorge Píriz, explicó que “los hoteles y edificios podrán brindar los habituales servicios, pero deberán armar las sombrillas y sillas exclusivamente cuando el propietario, inquilino o huésped baje a la playa”. La nueva disposición será firmada en los próximos días por el intendente, Enrique Antía, mediante una resolución. Además, dijo que “tendrán que “respetar la distancia y desinfectar los artículos que van a utilizar”.
También se informó que la IDM conformará un equipo de inspectores específicamente para controlar las nuevas disposiciones que el jefe comunal firmará en los próximos días.