El tranquilo José Ignacio amaneció con el ruido de las sirenas y los gritos de los vecinos que fueron quienes en principio intentaron dar una mano. Un importante incendio, que comenzó en el restaurante La Excusa y luego se extendió a los linderos, inmobiliaria Ruibal y Cruz del Sur,  terminó siendo extinguido luego de varias horas y dejando pérdidas totales o casi totales en los tres comercios. Las llamas comenzaron a primeras horas de la mañana en el local La Excusa, pleno casco del pueblo, sobre la calle Las Garzas. Construidos en gran parte de madera las llamas se extendieron con rapidez a pesar del trabajo de los vecinos y de los bomberos que llegaron al lugar, primero los del destacamento local que luego recibieron el apoyo de bomberos de San Carlos y Maldonado. A pesar de lo imponente de las llamas y de los daños materiales, no hubo que lamentar heridos. El empresario Martín Pittaluga, cuya casa queda a pocos metros del lugar, destacó el trabajo de los vecinos y dijo que habría que hacer una revisación de los hidrantes de la zona. Además de los bomberos, también llegó al lugar un camión cisterna de la empresa Barrios.