Incidentes en barrio San Martín: apedrearon móviles y la casa de una funcionaria policial

El juez penal de turno dispuso la condena de Ricardo Jesús Izmendi Sigales, de 20 años, poseedor de antecedentes penales, como autor penalmente responsable de un delito de daño agravado, dos delitos de atentado agravado y un delito de lesiones personales a la pena de ocho meses de cumplimiento efectivo. Con respecto a una mujer de iniciales C.M.U.C, de 36 años, dispuso la condena por la presunta comisión de un atentado en régimen de reiteración real, a la pena de noventa días en régimen de libertad vigilada, debiendo cumplir con las siguientes obligaciones: fijar domicilio específico y no modificarlo sin previo conocimiento del tribunal; presentarse en la Seccional correspondiente a su domicilio una vez por semana; arresto domiciliario nocturno de 22:00 a 06:00 horas. Con respecto a un adolescente de 17 años dispuso: condénese como autor penalmente responsable de 3 infracciones a la ley penal, tipificados como dos delitos de atentado en régimen de reiteración real y un delito de lesiones personales, a la pena de noventa días en régimen de libertad vigilada, debiendo cumplir con las siguientes obligaciones: fijar domicilio específico; presentarse una vez por semana en la Seccional correspondiente a su domicilio; arresto domiciliario nocturno de 22 a 06 horas.
En la madrugada del 30 de mayo personal de la Seccional 6ta que realizaba patrullaje preventivo, avistó en Barrio San Martín, más precisamente en las calles Julio Acosta e Ignacio Medina, a varias personas que estaban en la vía publica ingiriendo bebidas alcohólicas por lo que decidieron identificarlos. Se ve que no les gustó porque la mujer insultó a los policías y alentó a los familiares para que salieran y evitaran que se continuara con el procedimiento. Fue detenida y se solicitó apoyo a la Guardia Republicana y URPM II, los que al llegar fueron recibidos con piedras que ocasionaron daños en los vehículos y heridas a uno de los efectivos.
Pero la cosa no quedó ahí, los policías fueron informados que alguien estaba apedreando y profiriendo amenazas en la casa de una funcionaria policial que vive en esa zona. Al llegar encontraron al adolescente ahora condenado así que fue derivado a la comisaría.

Foto: archivo