La Intendencia solicitó autorización para constituir fideicomisos financieros por hasta USD 95.000.000, con el objeto lograr una solución financiera de largo plazo. Según lo informado ayer por la IDM por primera vez un informe del Tribunal de Cuentas hace referencia expresamente a la situación de “endeudamiento estructural”, que fue puesta de manifiesto por Antía al inicio de la gestión del 2015. “En la Rendición de Cuentas del Ejercicio 2015, se había dejado constancia de un pasivo estructural de más de USD 92:000.000, monto consistente con un informe previo elaborado conjuntamente por la Dirección de Auditoría Interna y Control de Gestión y el delegado del Tribunal de Cuentas en la Intendencia. Asimismo, dicho monto fue verificado por la Auditoría Externa que se realizó en aquella oportunidad”.
La comuna recordó que “ese pasivo heredado por Antía al iniciar su gestión en el 2015 se componía de deuda operativa; deuda con proveedores comerciales; deudas bancarias; gastos no imputados: compromisos contraídos y que no se pagaron por no cumplirse con el proceso previo a la liquidación; residuos pasivos y gastos comprometidos al 2015 y no abonados al cierre de ese ejercicio”.

Contratos
El pasivo, “se compuso de varias obligaciones a cumplir en función de contratos que se habían firmado previamente al inicio de la gestión de Antía (por ejemplo: Centro de Convenciones, fideicomiso de vivienda, construcción de perimetral, adeudos con Agencia Nacional de Vivienda, adeudos con Mevir, etc), además de financiamientos bancarios generados antes de julio de 2015”.
Debe señalarse, añadió, que la solución financiera aprobada en esta instancia por el Tribunal de Cuentas, implicará que la amortización de capital e intereses, por los USD 95.000.000, representará un promedio del 4,53% de los recursos económicos totales anuales de la Intendencia y permitirá generar el “espacio” para continuar adelante con la “gestión transformadora del departamento que se inició en el 2015”.

Contenido publicitario