Más de cuarenta años después de haber cerrado la compra de unidades del complejo “Eiffel” y luego de treinta y tres años de trámite judicial, finalmente el esqueleto del citado edificio será vendido en pública y judicial subasta. A las 14:30 del próximo 26 de agosto se llevará adelante el remate del último esqueleto de hormigón que queda en Punta del Este, ubicado a la altura de la parada 16 de la avenida Roosevelt. Algunas de las promesas de venta “Eiffel” fueron cerradas en 1980 e inscriptas ese mismo año. El rematador designado, Alfredo Ramos, recibió la autorización correspondiente de la sede judicial donde se tramita el expediente desde el año 1988.
La feria sanitaria determinó que el remate fuera suspendido y que se debiera esperar el levantamiento del citado feriado para fijar una nueva fecha.
Varios inversores locales y algunos extranjeros manifestaron su intención en participar del remate para quedarse con el predio de que tiene una superficie de 5.036 metros cuadrados y es frentista a la avenida Roosevelt a la altura de la parada 16 de la misma.

Habilitado
Sobre el citado predio existe un permiso municipal del 3 de octubre de 1979 que habilita la construcción de dos torres de 20 pisos con destino a unidades de vivienda y locales comerciales. El predio generó una deuda de 20:595.000 pesos por concepto del impuesto de contribución inmobiliaria. A este importe deberá sumarse el 2 por ciento más por impuesto a los remates, lo que totaliza más de medio millón de dólares que irán a parar a las arcas de la Intendencia de Maldonado. Sucede que las deudas de contribución inmobiliaria son imputadas al precio final del remate. “Este remate es una muy buena noticia para todo el departamento de Maldonado. Por un lado, terminaremos con el último esqueleto que queda en la avenida Roosevelt. También la terminación de ambas torres generará una gran cantidad de puestos de trabajo. Y por último, la Intendencia recuperará más de medio millón de dólares”, explicó tiempo atrás la directora general de Asuntos Legales de la IDM, Adriana Graziuso.
Primaria recibirá otros cincuenta mil dólares por el impuesto que lleva su nombre.

 

Resabios de un boom

El proyecto forma parte del boom inmobiliario generado por el fenómeno conocido como “plata dulce” durante la gestión del entonces ministro de economía de la dictadura argentina, José Alfredo Martínez de Hoz. En perspectiva, el fenómeno de la “plata dulce” fue el segundo boom de la industria de la construcción de Punta del Este. El más importante fue el registrado entre el 2005 y el 2011. El proyecto inicial era de dos torres de veinte pisos para un centenar y medio de unidades más los locales comerciales en planta baja.
Graziuso recordó que la obra del citado complejo fue suspendida en el año 1983 lo que generó el reclamo de los promitentes compradores de al menos diez unidades y sostuvo que la jueza del expediente estableció que el inversor que compre el predio deberá respetar todas las promesas que fueron inscriptas en el año 1980 y reinscriptas en el 2010.
El comprador tendrá la posibilidad de reformular las plantas del complejo que fueron pensadas para otra realidad del mercado y se espera que lleve adelante un nuevo diseño de cada planta tal como ocurrió con la ex torre Suiza –hoy Yoo- y la hoy torre Ocean Drive Country de la esquina de la avenida Roosevelt y la calle Mauricio Litman.