La SCJ rezongó a un abogado por apelar al mecanismo del “corte y pega” para elaborar el recurso de casación interpuesto contra los fallos de primera y segunda instancia que desestimaron una millonaria demanda de su cliente contra la empresa estatal ANTEL
“En el caso, el letrado de la parte se limitó a ‘copiar y pegar’ extensos párrafos de su demanda, sin haber desarrollado ningún esfuerzo argumental por criticar los argumentos de la sentencia recurrida, lo que impone declarar la inadmisibilidad de su medio impugnativo”; sostuvo el fallo de la Suprema Corte de Justicia redactado por el ministro Luis Domingo Tosi Boeri.
El abogado en cuestión, del fuero local, representó a su cliente quien promovió un proceso contra la Administración Nacional de Telecomunicaciones a los efectos de que se la condenara a resarcirle los daños y perjuicios que, según alegó, le ocasionó su destitución como funcionario de ese servicio descentralizado.
El cliente del abogado se desempeñó durante veintinueve años como funcionario de ANTEL donde tuvo una carrera nunca empañada por hechos delictivos o administrativos. Empero, el cliente en cuestión fue condenado por la comisión de un delito de hurto cometido por fuera de ANTEL.
El cliente del abogado sostuvo que fue destituido en forma injusta e ilícita en aplicación del artículo 30 del Estatuto del Funcionario, por haber sido procesado como cómplice de un delito de hurto.

Indemnización
Por esta razón el actor del juicio pretendió que se condenara a la demandada al pago de $U16.836.000 (dieciséis millones ochocientos treinta y seis mil pesos uruguayos), como indemnización por lucro cesante y daño moral.
Su posición no tuvo eco en el ámbito del juzgado letrado de primera instancia de 5º turno de Maldonado cuya titular Claudia Valetti dispuso, el 28 de octubre de 2019, desestimar la demanda.
El caso pasó a la órbita del Tribunal de Apelaciones en lo Civil de 5º turno donde, por sentencia definitiva dictada el 7 de agosto de 2020 mantuvo firme el fallo en primera instancia.
El abogado interpuso, entonces, un recurso de casación contra el fallo en segunda instancia por lo que el expediente pasó a estudio de la corporación. El fallo fue el mismo que en primera y segunda instancia. Además, el abogado fue rezongado por apelar al “Corte y pega” para armar el recurso de casación.

Contenido publicitario