Cárcel de Las Rosas: desestiman hábeas corpus por incumplimiento de las “Reglas Mandela”

Un tribunal de apelaciones mantuvo firme un fallo en primera instancia que desestimó el recurso presentado por un abogado de un recluso del establecimiento carcelario local

Un tribunal de apelaciones mantuvo firme un fallo en primera instancia que desestimó un recurso de hábeas corpus correctivo por incumplimiento de las “Reglas Mandela” presentado por un abogado de un recluso del penal de Las Rosas.
Las denominadas “Reglas Mandela” son recomendaciones que Naciones Unidas hace a los estados miembros para llevar adelante una gestión carcelaria que respete los derechos humanos de los reclusos y administrar los establecimientos de reclusión en distintos ámbitos como el trámite de los expedientes de los presos, separación por categoría, higiene personal, ropas y camas, alimentación, entre otros aspectos. Las reglas recuerdan y honran la figura del estadista sudafricano y premio Nobel de la Paz, Nelson Mandela.
El recluso fue condenado el año pasado por la comisión de cuatro delitos de hurto especialmente agravado, uno de ellos en concurrencia fuera de la reiteración con un delito de violación de domicilio.
El recurso fue interpuesto por el abogado Gonzalo Sánchez contra la sentencia en primera instancia y alcanzó, además, al director del establecimiento carcelario.
El planteo buscaba cerrar el denominado sector A de la Cárcel de Las Rosas por entender que en ese lugar no se cumplen con las mínimas condiciones de seguridad y de higiene personal, entre otras.

Normas
El defensor sostuvo: en el sector A del establecimiento carcelario de Las Rosas donde encuentra recluido su defendido, no se cumplen las siguientes Reglas Mandela, entre otras: – normas de higiene por volumen de aire, superficie mínima, iluminación y calefacción (Regla 13); – instalaciones de baño y ducha adecuadas (Regla 16); – higiene y buen estado (Regla 17); – agua y artículos de aseo (regla 18); – cama individual y ropa de cama suficiente (Regla 21); – al menos de una hora al día para ejercicio físico al aire libre (Regla 23); – comunicación periódica bajo vigilancia, con familiares y amigos por correspondencia escrita, electrónica o digital (Regla 58); – biblioteca provista de libros instructivos y recreativos (Regla 64). Solicitó, el cierre del sector “en función de la manifiesta inhabitabilidad” del mismo, y el arresto domiciliario para su defendido “dado que las condiciones paupérrimas de reclusión ponen en peligro su vida e integridad física”.
En subsidio, el abogado pidió se intime al Ministerio del Interior a desarrollar en el establecimiento carcelario de Las Rosas, tareas de asistencia de penitenciaría de reeducación y rehabilitación de acuerdo con las bases establecidas en las reglas Mandela y demás normas nacionales e internacionales del sistema internacional de Derechos Humanos, especialmente: – proveer de cama, colchón, ventilación, – evacuación sanitaria, – luz artificial y natural, elementos de limpieza, – reparación de los cursos de agua sanitaria, – instalaciones eléctricas, – fumigaciones y control de plagas, – mejora del régimen alimenticio de la población privada de libertad, -elaboración de un plan de trabajo individual, – actividades socioeducativas, – actividad física y patio, y – que no se supere un promedio general de tres internos por celda.

Trámite
El caso fue tramitado ante el juzgado de ejecución y vigilancia de segundo turno cuyo magistrado subrogante, si bien desestimó el recurso de hábeas corpus, exhortó al Ministerio del Interior a cumplir con las ‘Reglas Mandela’ con el referido recluso.
El recluso sostuvo que el pasado 9 de enero de 2021 su compañero de celda fue herido de dos puñaladas, una en el tórax y otra en el brazo asestadas por otro preso.
“Durante días estuve con miedo y sin poder dormir ante el riesgo de recibir un ataque de arma blanca por otro compañero de celda”; dijo el preso al asegurar que existe riesgo de vida y que por lo tanto ameritaba conceder el beneficio del arresto domiciliario.
Luego de recibir el expediente, el tribunal de apelaciones confirmó la recurrida con alguna salvedad.

Respuesta
En audiencia señalada para oír a la demandada, el Ministerio del Interior contestó que “debido a la pandemia COVID, se intensificó la sanidad del establecimiento. La petición contiene varias solicitudes que están fuera del objeto del proceso de un Habeas Corpus, limitándose a la prisión domiciliaria y siendo el resto sugerencias genéricas. Al día siguiente ingresarán nuevas camas al sector, que se está reorganizando. En relación a la situación edilicia están en constante reparación, pero una vez reparado, al día siguiente es vandalizado. El penado no ha solicitado nada desde su ingreso, vinculado con la rehabilitación que se reclama. Debe tener un mínimo de permanencia para trabajo y estudio, pero en el informe señalado D, en la entrevista inicial manifestó falta de interés en ella, habiendo manifestado: “soy un vago”. La junta evaluadora estudia la conducta y define las posibilidades de estudio o trabajo tomando en cuenta su conducta. Ingresó el 16 de diciembre y los primeros días de enero ya estaba promoviendo desorden en la celda. Se dieron dos episodios y en uno de ellos resultó un compañero de celda lesionado con un corte carcelario, desconociéndose quién fue el autor. Fue la Sede la que dispuso que se lo instale en el sector de seguridad y no se le informó el porqué, por ello está en el sector A, junto con penados con medidas de seguridad y otros con prisión preventiva. Para un traslado deberían contar con mayor información porque estando con seguridad, sin saber los motivos, desconocen con qué población puede estar. En cuanto a la prisión domiciliaria, no tiene vivienda fija ya que se mudan constantemente. Y el Comisionado Parlamentario estuvo en las instalaciones hace un par de días sin formular observaciones”.

Preso
Por su parte, el penado dijo desconocer el motivo de las medidas de seguridad, no habiendo sido informado por su anterior defensa al respecto. El agua es insuficiente. Muchos días no da para bañarse. Les da dolor de barriga ingerirla y le agregan jugos que les da la familia para no sentir el olor, que genera nauseas. La situación es igual en toda la cárcel. Tiene patio una o dos veces al mes y estuvo sancionado 40 días por un problema en la celda en el que no participó. Recibe visitas todas las semanas, en el salón de visitas. Está dispuesto a hacer las medidas que se soliciten para salir. Que enfermería tiene sólo los días jueves y tienen prioridad los de preventiva, por lo que los atienden sólo si sobra lugar. Sí pasa la enfermera diariamente con medicación y si ellos solicitan otra pastilla, vuelve y se las dan.

Comisaro
El Crio. Mayor CC, a cargo del establecimiento desde febrero del corriente, informó que un eventual traslado sólo demoraría 72 horas para la actualización de evaluación técnica según el protocolo Oasis. Que recientemente repartieron cientos de litros de hipoclorito entre las celdas y retiraron dos toneladas de residuos de los pasillos y patios. El sector A se subdividió para atender penados con medidas de seguridad y preventiva. A efectos de que todos puedan disfrutar del patio lo reformaron e hicieron una nueva puerta, teniendo todos hoy acceso normal al patio. Nunca dio ninguna orden de que el derecho a patio le sea suspendido al denunciante. Se le suspendió por sanción el derecho de visita de amigos, pero no a la familia, de quien recibe visitas miércoles, sábados y domingo. Hay una biblioteca en el sector a la que en enero se le agregaron 500 libros donados. Al día siguiente llegarían 40 cuchetas desde Treinta y Tres, permitiendo alojar a 80 personas. Vienen desarmadas y demoran unos 15 días en armarlas todas, pero las primeras cinco irán para la celda de AA. La alimentación sigue una dieta confeccionada por dietista del INR y dentro de la cárcel, la mejor es la del sector A, porque son pocas personas y permiten distribuir mejor las porciones. Llega en breve un aula móvil con una dupla de educadores que permitirá terminar primaria en un año, y ciclo básico en un año y medio, sin perjuicio de todas las actividades que ya existen en el departamento de educación. El próximo domingo salen 20 reclusos del sector de AA hacia el sector 4, que se reacondicionó. Aunque ninguno es de la celda de AA, sí lo son del sector. Los problemas de agua son temporales ya que vandalizaron el flotador del tanque de agua, por lo que lo tienen que llenar en forma manual. No es posible dejarlo constante porque los reclusos dejan las canillas abiertas, el agua corre hacia los pasillos y ello torna peligroso el actuar para la Policía, ya que el piso se torna resbaladizo.

Fallo
Según la recurrida, quedó fuera del objeto de la presente acción la solicitud de cierre del sector A del establecimiento, sin perjuicio de señalar que ello implicaría peores condiciones de hacinamiento para el resto de la población carcelaria. En relación a las demás peticiones, el A quo dijo tener presente, de conformidad con el Ministerio del Interior, que faltó acreditar el previo uso del derecho de petición administrativa en todas las denuncias, “…pudiendo varias de ellas correr por otros carriles procesales administrativos…previstos a tal fin”
En definitiva: a) el cierre del establecimiento quedó fuera del debate y no hay agravio al respecto; b) la prisión domiciliaria no procede por esta vía: en el mejor de los casos a lo que podría aspirar el apelante es a que se lo traslade, no a que se lo libere; c) el Ministerio del Interior dio cuenta de las medidas adoptadas para solucionar los incumplimientos denunciados, sin perjuicio que la prueba de los mismos no ha llegado al grado de convicción requerido, que el penado no participó o no de “los graves incidentes de violencia” que resultaron en lesiones de otras PPL, ni que al momento del accionamiento, corriera peligro su vida o integridad física, al punto que para lograr su rehabilitación, “la única forma viable es modificar la ejecución de la pena y que la misma se cumpla bajo arresto domiciliario acompañado de alguna medida socio educativa” como pretende.
Por todo lo cual, en el caso no se aprecia justificado otra cosa en lugar de la exhortación que hizo la recurrida a la observancia de las Reglas Mandela por parte del Ministerio del Interior.