La justicia condenó con prisión a un hombre de iniciales L.R.M., de 47 años de edad, por la comisión de un delito continuado de atentado violento al pudor. El hombre fue denunciado en San Carlos, en agosto en 2015, por su expareja, por reiterados delitos de atentado violento al pudor contra su hija menor de edad.
Tras las actuaciones, quedó emplazado y ahora se determinó la condena.